Cambiar patrones de conducta, minimizar riesgos y proveer una solución estructural y sustentable. Esos son algunos de los objetivos del programa «2 Metros en la Oficina»(2MO) de Cushman & Wakefield. Ariel Benzaquen, country manager de la empresa en Chile, señala que este programa consta de cuatro fases y «propone una solución integral, rápida y segura para acompañar a los colaboradores en el retorno a la oficina»»

Durante los últimos meses el mundo laboral tuvo que acostumbrarse a realizar sus funciones a distancia, principalmente desde el hogar. Hoy, en un contexto en el cual el número de contagios va en descenso, en conjunto con una disminución en la tasa de positividad de los exámenes de PCR, y el levantamiento de cuarentenas, el retorno a las oficinas y a los puestos de trabajo de forma presencial comienza a tomar forma.

Es así que, producto de la pandemia, la forma de relacionarse y desenvolverse en los espacios de trabajo se ha debido adaptar de acuerdo a las recomendaciones de las autoridades sanitarias. En este contexto en Cushman & Wakefield desarrollaron el plan «2 Metros en la Oficina» (2MO), el cual involucra medidas para preservar la distancia social en los espacios de trabajo y se intervienen tres áreas: el puesto de trabajo, el layout y las reglas en la oficina.

Además, la iniciativa se guía bajo cuatro propuestas principales: cambiar los patrones de conducta a través de un diseño inteligente, minimizar los riesgos actuales a través de cambios incrementales en el espacio de trabajo, proveer una solución estructural y sustentable, y ofrecer un programa customizable con soluciones probadas en otras regiones como Estados Unidos, Europa y Australia, entre otras.

Ariel Benzaquen, country Manager de Cushman & Wakefield Chile, señala que este programa «propone una solución integral rápida y segura para acompañar a los colaboradores en el retorno a la oficina». Agrega: «Elaboramos una propuesta diseñada para nuestros clientes, la que propone cambiar los patrones de conducta a través de un diseño inteligente».

En relación a esto, afirma que la empresa «acompañará a los clientes en todo el proceso de toma de decisiones, la implementación de las medidas y el paso previo al regreso seguro a la oficina».

Este programa se rige por principios como: sentirse bienvenido en el trabajo, pero actuando siempre de forma responsable; seguir las reglas e indicaciones; mantenerse a dos metros de los demás; caminar por la oficina en el sentido de las agujas del reloj siempre y en todos lados; entrar y salir de las salas de reuniones como se indica; y, el uso diario de un mantel individual desechable en el sector de trabajo, dejando el escritorio limpio al término de cada jornada.

Además, en Cushman & Wakefield creen firmemente que el programa debe influir en distintas áreas para generar patrones de conducta social.

En primer lugar, se genera un área de influencia en los puestos de trabajo, a través de la demarcación en pisos y pavimentos para delimitar el espacio individual, con una circulación de dos metros del puesto de trabajo. Asimismo, los trabajadores deberán contar con un mantel individual de recambio diario, como dispositivos de separación para seguridad e higiene.

Desde la empresa recomiendan a los trabajadores adaptar la política de la mesa vacía y limpia, usar el mantel individual desechable en la mesa, la asignación de una cajonera de guardado individual donde se deberá almacenar todo lo de uso personal.

En segundo lugar, se adoptarán medidas para el «layout» o flujos en los pasillos. En ese sentido, cuando los colaboradores transiten en la oficina, la organización de los movimientos permitirá reducir los contactos.

Es por esto que se recomienda establecer un recorrido de entrada y salida en las salas de reunión y definir el sentido de circulación en una sola dirección. Para esto, se deberán retirar las sillas de los puestos que no se utilizan, delimitar el espacio individual seguro con señalética en el suelo y señalizar de forma clara y visible en paredes, pisos y cielos.

En la misma línea, se establecen turnos para el uso presencial de la oficina, además de un protocolo de autolimpieza para zona de impresoras, phone booths y otras áreas comunes. A su vez, se deberá reservar un espacio para uso exclusivo en caso de aislamiento.

En tercer lugar, los colaboradores deberán recibir abundante comunicación sobre las normas y criterios que permiten mantener el distanciamiento social y la higiene. Además, se entregarán kits de bienvenida con guantes, mascarillas y alcohol en gel. También se realizarán test preventivos a los empleados, se determinarán pautas en caso de sentir malestar en la oficina y se establecerán protocolos para las reuniones que sean fuera de la empresa.

Cushman & Wakefield – 2MO . 2 Metros en La Oficina -CHI

admin_libero

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Consectetur tempore ipsa, totam voluptate debitis fuga quasi, minima maiores inventore, dolorem molestiae aliquid quibusdam dolore placeat officia...

Deja un comentario

Cancelar la respuesta