COLUMNAS DE OPINIÓN

Sergio Merino

Presidente de USEC

La realidad y la evidencia apuntan a que solo si se aumenta la productividad se puede reducir la jornada laboral, y de paso incluso aumentar los salarios, pero no al revés. Antes de entrar en discusiones bizantinas e ideológicas, un empresario, ejecutivo o emprendedor prefiere enfocarse de modo natural en lo concreto, en aquello que puede gestionar. Por eso proponemos que antes de contar el número de horas de la jornada, nos preocupemos de la calidad del trabajo que hace cada uno y nuestros equipos más próximos.

Seguir leyendo