COLUMNAS DE OPINIÓN

Rodrigo Pérez de Arce

Un ejemplo muy potente del desprecio progresista por la cultura popular chilena es el apelativo “facho pobre”, alguien que viene del mundo popular, pero es de derecha. En buen chileno: es el roteo que usa la gente de izquierda.
Seguir leyendo