COLUMNAS DE OPINIÓN

Marcel Oppliger

Periodista

Las pruebas de que la gente, y los santiaguinos en especial, se estaban tomando bastante a broma la cuarentena y otras medidas de protección no se pueden ignorar, porque son muchas y palmarias. Quizás pocos sean tan inconscientes como para salir a trotar sin permiso ni mascarilla en plena crisis, pero sobran los imprudentes y los irresponsables de toda laya.

Seguir leyendo