COLUMNAS DE OPINIÓN

Juan Salazar

Hay que pensar en una política de presión sostenida y escalonada sobre Maduro. Chile, por ejemplo, no debería nombrar un embajador en Caracas y, en cambio, debería impulsar una reacción más decidida del Grupo de Lima en materia de sanciones y de rompimiento de relaciones diplomáticas. Enseguida, cabe una acción coordinada del Grupo de Lima con los EEUU y Canadá al interior de la OEA para aplicar la Carta Democrática Interamericana. Finalmente, el Grupo de Lima y la OEA deben buscar una estrategia común con la Unión Europea.

Seguir leyendo
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete