COLUMNAS DE OPINIÓN

Juan Carlos Infante

Profesor Universidad de los Andes

Confirmando que no hay peor golpe que el que proviene de las propias filas, el intelectual progresista Mark Lilla denuncia en «El regreso liberal» que, en su afán por perseguir las reivindicaciones sociales de grupos particulares, los progresistas han perdido su misma razón de ser y su vocación de mayoría, y también han destruido la base misma del progresismo.

Seguir leyendo