En una semana el Metro de Santiago sufrió dos crisis que no solo significaron el malestar de los miles de usuarios que utilizan diariamente este transporte, sino que también la salida del gerente de mantenimiento y a la vista una serie de problemas que se arrastran desde la implementación del Transantiago.

Seguir leyendo