La cuarentena y el distanciamiento social hicieron que la forma de trabajar de miles de chilenos cambiara de un día para otro. «La gran ventaja es que con el teletrabajo vamos a trascender y evolucionar hacia organizaciones autorresponsables, donde la gente trabaja más desde sus objetivos», señala el coach Pablo Fuenzalida quien conversó, a la distancia vía Zoom, con El Líbero.

Seguir leyendo