El Banco Central decidió ayer en la tarde subir a 2,75% la tasa de interés, cuestión que tiene efectos en la economía, pero que también envía una señal “política”. Otra señal de confianza es la decisión del gobierno de reparar el puente Cau Cau, que había sido vilipendiado por años y al que se le humilló diciendo que era uno de los mayores errores de la ingeniería en la historia de la humanidad.
Seguir leyendo