Señor Director:

Por su intermedio desearía publicar un resumen de mi propuesta a la Convención Constitucional, que fue “rechazada” por no considerarse del ámbito constitucional, sino que debe tratarse en el parlamento. Por esto requiere de patrocinio de un legislador. Dado que la iniciativa fue buen considerada, es mi interés que sea conocida públicamente y así lograr algo de atención para que cobre interés en el Congreso.

La propuesta la llamé “Pensión segura a los 15 años». Así es: los gobiernos suelen proyectar pensiones solidarias para aquellos que llegan al final sin recursos propios. ¿Por qué no hacerlo al revés? Aseguremos una pensión mínima y digna para todos los menores de 15 años. ¿Cómo?, me dirán. Muy simple: a cada niño nacido vivo, al cumplir un año de edad, se le abonarán 18,37 UTM (1 millón de pesos) a su cuenta. A partir del mes 13, se le abonará 1 UTM mensual hasta cumplir los 15 años. De esta forma, enterará un monto bruto de 2224,37 UTM ($ 121.099.152 al día de hoy). Obviamente que será una cuenta administrada por un ente independiente, al estilo de lo que hoy es el Banco Central. Esa cuenta permanecerá intocable hasta cumplir la edad de jubilación legal. Entre los 15 años y la edad de jubilación, el afectado continuará por su cuenta y trabajo que realice, con un aporte legal según la ley. La Administradora de esos fondos será autónoma pero estatal y deberá velar por su rendimiento seguro y progresivo en el tiempo. El Estado no podrá usar los fondos bajo ningún pretexto. No habrá comisión de ninguna especie, ya que la Administradora funcionará con empleados fiscales.