Publicado el 15 de julio, 2020

Profesor del ESE Business School: «Cualquier ranking que busca comparar países tiene serios problemas»

Autor:

Magdalena Olea

El Director del programa de Desarrollo de Empresarios del ESE Patricio Rojas elaboró un estudio en el que analiza las cifras de la pandemia de coronavirus. En conversación con El Líbero explica sus hallazgos: "cualquier dato, en la práctica, es poco representativo. Tenemos países que son más rigurosos, y que tienen más recursos para entender las cifras (...) el país que muestre y busque más datos va a salir peor parado, porque en igualdad de condiciones, va a mostrar más contagios y más muertos", afirma. Además, dice que "las mujeres sobre 30 años se contagian entre un 11% y 25% menos que los hombres".
Autor:

Magdalena Olea

Recibe las ediciones de Podcasts y LíberoTV en tu correo
Suscribirse

El doctor en filosofía y profesor y Director del programa de Desarrollo de Empresarios del ESE Business School de la Universidad de los Andes Patricio Rojas elaboró un estudio con data science y machine learning sobre los datos de la pandemia, en el que explica si es posible extrapolar los datos del coronavirus para hacer comparaciones entre países.

«Los rankings de contagios y fallecimientos por Covid-19 tienen muy poca utilidad práctica dada la calidad variopinta de los datos. Además, dada la tendencia a sub dimensionar ambos datos, los países más ordenados y transparentes van a verse mucho peor en las comparaciones», se lee entre las conclusiones principales que arrojó esta investigación.

Para abordar el tema, la periodista Magdalena Olea conversó con Rojas -durante el programa «Mirada Líbero en Agricultura»-, quien explicó las conclusiones principales del informe.

 

 

-¿De qué se trata este estudio y porqué se decidió a hacerlo en primer lugar?

Pasa que existe un montón de información dando vuelta, y hay mucha opinión sobre qué están haciendo los países, qué impacta y que no. Y sucede que en la práctica , en el caso mío partí simplemente por curiosidad, porque llevo muchos años trabajando profesionalmente con datos. Y fue simplemente en una conversación familiar, en que estaba la duda de si es que los tests tenían un efecto o no en las tasas de contagio. Y en la práctica, este estudio, que partió como una inquietud particular, comencé a compartir los resultados con gente que está trabajando tratando de hacerle frente al Covid, y a partir de ese interés fui metiéndome con más profundidad. Lo que estoy buscando con este estudio es poner en el dominio de la población antecedentes que nos cambian la forma de entender este fenómeno tan nuevo y desconocido, del que conversamos muchas veces sin tener claras las fortalezas y debilidades de la información que utilizamos.

-Hay una dificultad para contabilizar los datos país a país, pero también es muy complejo el poder elaborar comparaciones entre los países, ya que depende de varios factores, como por ejemplo cuantos tests PCR se realicen, o si hay naciones que ocultan información, como puede ser el caso de países autoritarios… Considerando esto, ¿Es posible saber realmente cómo lo está haciendo Chile en relación con otros países, o no?

Hoy sabemos que los datos de muertes y de contagios están completamente sub dimensionados, de hecho probablemente nunca sepamos con certeza cuántos contagiados hay, porque para eso hay que aplicar un test. Y si miras la cantidad de tests per cápita, tienes países como Bolivia, que tienen en torno al orden de 9 mil por millón, y tienes países como Australia que tiene 121 mil. Entonces el que busca encuentra. Si no estamos aplicando tests la cantidad de contagiados es cualquier cosa. Y en ese sentido cualquier ranking que busca comparar países en términos de cantidad de contagios en la práctica tiene serios problemas. Respecto a las muertes, una cosa es que alguien fallezca y tengamos u certificado de que murió por covid, y otra cosa es que efectivamente la persona quizás sin certificado también haya muerto por esa causa. Los estudios que se han hehco en términos de la brecha que hay entre la cantidad de muertes declaradas por países que tienen covid y las que efectivamente son muertes sobre normales, distintas a las que uno esperaría, hablan de que hay una brecha que puede ser en torno al 50%, y por ejemplo, tenemos casos como Ecuador, que es un país que en principio la cantidad de muertos oficiales es solamente el 20% de las muertes en exceso. En ese sentido cualquier dato en la práctica es poco representativo. Tenemos países que son más rigurosos, y que tienen más recursos para entender porqué murió alguien, y otros que simplemente o tienen un desorden, o no tienen los recursos, o podrían querer no mostrarlo.

Estos rankings sirven de bien poco, porque no están corregidos

-Pero si los datos del Covid-19 son inexactos… ¿Es posible sacarle algún provecho?

El único dato un poco más robusto son las muertes en exceso, pero hay muchos países en los que es imposible hacer el cálculo. De hecho el Financial Times y el Economist hicieron el estudio, y en ambos casos pudieron llegar a una decena de países, siendo que en estos rankings hay varias decenas. Estos rankings, cuando uno es objetivo en términos de la calidad del dato, sirven de bien poco, porque no están corregidos por todos estos efectos que estamos hablando. Si uno quisiera hacer uno en serio debiera usar las muertes en exceso, pero cuando accedes a la información de varios países es prácticamente imposible obtener el dato, porque no está a la disposición de la población. Caso honroso es Perú, en que la información que tienen ellos está completamente disponible hace muchísimas semanas, y eso independiente de si están haciéndolo bien o mal.

El país que muestre y busque más datos va a salir peor parado, porque en igualdad de condiciones, va a mostrar más contagios y más muertos

-En este estudio usted explica que las comparaciones entre países son poco útiles, pues se basan en información poco confiable, pero a pesar de esto, los países más ordenados y transparentes van a salir “peor parados” en la foto, pues van a detectar e informar más contagios, y van a reportar mejor las muertes… ¿Será realmente así?

Con el tema de los contagios, por supuesto. Si eres un país que está haciendo muchos exámenes vas a encontrar más contagiados. Si eres un país que decide no hacer exámenes vas a llegar y sub dimensionar ese dato. Pensemos por ejemplo en la disposición de información sobre decesos. Hay países que han abierto la cantidad de decesos y cualquiera puede estimar las muertes en exceso, en cambio hay otros que quizás esa información nunca la entreguen. Entonces justamente, el país que muestre y busque más va a salir peor parado, porque en igualdad de condiciones, va a mostrar más contagios y más muertos.

Es poco responsable llegar y hacer estas comparaciones entre países

-¿Y qué papel ha jugado en esto la opinión pública y los medios de comunicación? porque el hacer comparaciones entre países es súper complejo, hay que saber leer lo datos, y en general estas comparaciones que se realizan generalmente asumen que la información disponible es confiable y que refleja la realidad.

Está muy bien que la población y los medios de comunicación le crean a los datos duros y con eso hagan comparaciones en términos generales, pero nos pasa que estamos acostumbrados a hacer comparaciones con datos relativamente robustos. Pensemos en temas como los partidos de fútbol. La cantidad de goles es incuestionable, y habrán árbitros que nos gusten o no nos gusten, pero el resultado está bastante público y no está abierto a discusión. Y así pasa con muchos datos, por ejemplo cuánto es el producto de un país, cuál es la temperatura, la cosecha, hay montón de datos duros que está muy bien que hagamos comparaciones.. Pero déjame ponerte un ejemplo del fútbol a lo que estamos hablando. Imagínate que en un partido, en un día nublado no se ve casi nada, y que en vez de haber un árbitro, haya un fan de un equipo que es el que tiene que contar los goles que le hacen a su equipo. Y en la práctica vamos a depender si la persona es rigurosa en contarlo, y si quiere decir la verdad. Y acá pasa exactamente igual. Con comparaciones tan malas es poco responsable llegar y hacer estas comparaciones entre países. Y en ese sentido lo que veo es que estamos muy acostumbrados a números duros, pero no cuestionamos los números, y es ahí donde los medios de comunicación le pueden hacer un tremendo favor a la población. Como justamente explicar y meterse un poquito más a entender esto que es tan nuevo y tan distinto a lo que estaos acostumbrados.

Hay muchas familias que simplemente no se pueden dar el lujo de llegar y seguir la cuarentena, porque si no, no comen

-¿Y qué dicen los datos sobre la efectividad de la cuarentena?… ¿la cuarentena es la única opción para cambiar el comportamiento, o se debiera pensar en alternativas?

Lo que arroja este estudio es que en principio, la cuarentena es efectiva pero poco eficiente, porque se requieren grandes volúmenes de personas involucradas para que empiece a llegar y tener un efecto significativo. Y en la práctica lo que pasa es que una cosa es el decreto de cuarentena, y otra cosa es si la población realmente la puede seguir. Hay un tema que es muy delicado, porque hay muchas familias que simplemente no se pueden dar el lujo de llegar y seguir la cuarentena, porque si no, no comen. Entonces no es lo mismo alguien que tiene sus necesidades cubiertas y que podría obedecer o no, versus una familia, que con el fin noble de alimentar a su familia, simplemente tiene que escoger entre arriesgarse y traer comida a la casa, poder trabajar, o en la práctica seguir esta normativa. Los países más pobres van a tener justamente serios problemas en tener una cuarentena efectiva, porque una parte importantísima de la población no es capaz de seguirla simplemente. En ese sentido no es lo mismo la situación en un país más rico, como Nueva Zelanda, que por ejemplo Perú, Ecuador, e incluso Chile. En esa línea, hay un tema comunicacional que es clave.

-¿Y cómo ha evolucionado en el tiempo el coronavirus según grupos etarios? porque sabemos que  si bien los adultos mayores es el grupo de mayor riesgo, los adolescentes y los jóvenes infringen mucho la cuarentena, hemos visto casos de fiestas clandestinas que han sido muy comentados…

Si te fijas carabineros ha detenido a 155 mil personas por no responder a la cuarentena, y de esos, la mitad son gente entre 18 y 30 años. Ese es un dato relevante, porque significa que hay gente relativamente joven, que en principio no está teniendo consciencia de lo que podría suceder en su entorno cercano sin que se contagien. Piensa que de los muertos actuales, el 85% es gente mayor de 60 años que representan solo el 16% de los contagios, lo que nos habla de que es gente muy susceptible a que sis e contagian se mueren, pero son solamente el 1% de la gente que infringe las restricciones. Nos está pasando que si unos pocos no tienen consciencia y no respetan  a la cuarentena, pueden contagiar a muchos más frágiles, y que eso termine cortando la vida de una cantidad importante de personas, como hemos visto que está pasando.

Las mujeres sobre 30 años se contagian entre un 11% y 25% menos que los hombres

-También hay un efecto benigno de las mujeres, el estudio dice que hay evidencia de una influencia femenina importante que se traduce en menores contagios y muertes en el mundo, porque las mujeres se contagian un 20% menos… ¿Como se puede explicar esto?

Lo que encuentra el estudio es un efecto femenino, y poder llegar a responder cuál es la causa de origen implica una profundidad de datos que en principio no tenemos pero sí sabemos algunas cosas. Una cosa que está documentada es que las mujeres tienden a ser bastante más precavidas que los hombres. Y aparte también de que, en la práctica, tienen un sistema inmunológico que es un poco más robusto. Aplicando esto al caso chileno, cuando uno llega y mira a la población chilena a las mujeres, sistemáticamente se están contagiando menos, salvo las que están en edad adolescente, que es justamente una edad en que somos menos prudentes que cuando somos mayores. Y esto estaría de alguna forma respaldando la hipótesis de que hay un tema de comportamiento detrás, y que en principio está tomando mucho más fuerza con las mujeres sobre 30 años, que se contagia entre un 11% y 25% menos que los hombres, cuando corregimos por cantidad de población, masculina, femenina respectivamente. En ese sentido, hay un tema de cómo podríamos como país aprender de las mujeres, especialmente las madres, las abuelas, en toda esa prudencia que en este momento es tan importante, para cuidarnos los unos a los otros. Probablemente esto tambien tiene causa biológicas, pero es una mezcla, y hay un tema de como rescatar estos valores de prudencia cuando más lo necesitamos.

-Los países del Hemisferio Norte ya comenzaron los desconfinamientos y las reaperturas, y muchos han enfrentado rebrotes, que los deja en situaciones extremadamente complejas… ¿Qué debiéramos hacer en Chile cuando comience el desconfinamiento, para no tener rebrotes inmediatos y no tener que empezar a confinar nuevamente?, ¿como debiéramos comportarnos, cuál es el desafío?

Lo que estamos viendo en Europa es que la gente celebra con muchas ganas salir del desconfinamiento, y esa misma alegría es nuestro peor enemigo, porque son las ganas de juntarse y de compartir con otros. Y hay un tema de seguir siendo esforzados y prudentes en términos de cuidarnos los unos a los otros. Ahí hay dos teas claves. Una de las cosas que uno pude sacar como conclusión del informe epidemiológico que emite el Minsal es que gente con enfermedades crónicas poco frecuentes, como pro ejemplo la hepática, los inmuno comprometidos, son aquellas que tiene más riesgo de estar graves en términos de si se contagian o no. Es una población que debiera cuidarse mucho más igual que toda la gente que está sobre 60 años. Ahora, en el último tiempo hemos visto que ha aumentado la cantidad de contagios a nivel de jóvenes y de adultos mayores, y dado el comportamiento que ha detectado carabineros, probablemente yo haría una campaña con mucha fuerza para ayudar a nuestros jóvenes a que tomen consciencia del impacto que tiene que ellos cuiden al resto, porque nadie quiere que por darse un gusto, terminen matando a tu abuelo o al de algún amigo, o a algún pariente con alguna enfermedad grave. Hay campañas comunicacionales que pueden educar a esas personas que todavía no cobran consciencia de que su cambio de comportamiento es vital, par que seamos capaces de no tener que encerrarnos de nuevo en 3 o 4 semanas más.

06 Ago
06 Ago
07 Ago
05 Ago
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete