Publicado el 30 de junio, 2019

“Nuestro sistema de jornada laboral es demasiado rígido”, dice Raphael Bergoeing en el podcast «Contrafactual»

Autor:

Magdalena Olea

En conversación con el economista Jorge Fantuzzi, el presidente de la CNP habla sobre productividad, inmigración y flexibilidad laboral. Afirma ser partidario de eliminar la restricción de 15% a la contratación de extranjeros por parte de las empresas, y se refiere al proyecto de ley que propone reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales. "No porque bajemos las horas vamos a ser más productivos, si no que, porque somos más productivos, podemos trabajar menos horas", afirma.
Autor:

Magdalena Olea

Recibe las ediciones de Podcasts y LíberoTV en tu correo
Suscribirse

En el primer capítulo del podcast de El Líbero «Contrafactual«, que propone una mirada alternativa a la economía, el economista de la PUC, Master en Políticas Públicas de la Universidad de Chicago y socio de FK Economics, Jorge Fantuzzi, conversa con Raphael Bergoeing, académico de la Universidad Diego Portales y presidente de la Comisión Nacional de Productividad (CNP).

«Ser más productivo significa ser más con menos», dice Bergoeing al comienzo del programa, en el que reflexionan sobre conceptos como flexibilidad laboral, inmigración y productividad.

El presidente de la CNP explica que en Chile se trabaja alrededor de 2 mil horas al año en promedio, y se produce aproximadamente 18 mil dólares per capita, versus Alemania, en el que se trabajan menos de mil quinientas horas anuales, es decir, más de tres meses menos de trabajo, y sin embargo, producen 2,5 veces más.

«Inmigración y productividad»

Bergoeing plantea que la literatura internacional, contra la intuición muchas veces, muestra que la inmigración es tremendamente positiva, no solo porque aumenta la diversidad y porque permite que los países crezcan en riqueza cultural, etc si no también, afirma, «es positiva para la gente que vive en el país, antes de que lleguen los inmigrantes, que están inclusos en trabajos que son de calificación menor».

Sostiene que es inusual que en términos porcentuales, un país en un número tan corto de años, tenga un aumento tan grande en la inmigración, y dice que hay dos características interesantes en los inmigrantes. Primero que, en promedio, tienen un nivel de escolaridad más alto que la media nacional, y segundo, que participan mucho más activamente en el mercado laboral.

Sin embargo, afirma que la mayoría de esos inmigrantes no trabajan en labores para las cuales ellos se capacitaron y educaron, «y por lo tanto no están regalando todo su potencial productivo como país«.

Además, se declara partidario a eliminar la restricción que exige a las empresas no contratar más de un 15% de extranjeros.

«Flexibilidad laboral y productividad»

Discuten sobre el proyecto de ley, que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales. «No es porque nosotros bajemos las horas que vamos a ser más productivos, si no que, porque somos más productivos, podemos trabajar menos horas», afirma Bergoeing.

Explica que «el problema de la jornada laboral chilena, más que el número de horas, es que tenemos un sistema de jornada laboral que es demasiado rígido».

Por último, afirma que más que el numero de horas, la preocupación es no ser capaces de avanzar, ya que “inexplicablemente algunas agrupaciones sindicales son capaces de pautear la agenda e impedir que lleguemos a un acuerdo como el de reducir las horas trabajadas de las 45 horas semanales en un 8%”.

19 Jul
19 Jul
18 Jul