Publicado el 20 de junio, 2019

«Los Optimistas»: Una reflexión sobre religión, cristianismo y divinidades

Autor:

Magdalena Olea

La periodista Virginia Araya, junto al abogado y artista Gonzalo Sánchez, hablan con Exequiel Monge, historiador y escritor chileno especialista en cultura celta y medioevo. Comentan el origen de la crisis de credibilidad que enfrenta la Iglesia hoy, y Monge asegura que a pesar de estas divisiones "la fe hay que tenerla, ya que la Iglesia sigue viva, unida continúa, permanece".
Autor:

Magdalena Olea

Recibe las ediciones de Podcasts y LíberoTV en tu correo
Suscribirse

«Hoy en día en general ya no hablamos de historia de la Iglesia, hablamos más bien de historia del cristianismo. Ya no hablamos tanto de Iglesia cuanto hablamos de cristianismo, porque en un sentido espiritual la iglesia, y la Iglesia Católica, es decir, universal, somos todos los bautizados. A lo largo de la historia esto significa que son muchos grupos que se han ido separando a través de las diferentes crisis y controversias que ha sufrido la Iglesia, y esta se ha fragmentado a través de cismas», explica Exequiel Monge, historiador y escritor chileno especialista en cultura celta y medioevo.

Además, explica que en general, la Iglesia Católica romana ha tenido mucho éxito en una narrativa de unidad perfecta. «Al día de hoy incluso, cuando uno dice católico, yo siempre digo católico romano, porque hay catolicismos no romanos también», dice.

También reflexionan sobre la crisis de credibilidad que enfrenta la Iglesia hoy en día. «Desde el Concilio Vaticano I, que fue la manera en que respondió a la crisis de la revolución francesa, la crisis de la edad moderna propiamente tal, la Iglesia Católica se volvió sumamente autoritaria y personalista«, afirma Monge.

Lo explica: «Ese es el punto en el cual la Iglesia se configura con el dogma de la infalibilidad papal, con la formación entorno al Papa de esta cohorte de ministerios, donde está la congregación de la doctrina de la fe, estos conclaves o consejos de cardenales, expertos, sacerdotes, etc que toman todas las desiciones, y se reemplazó el eje de la verdad por el eje de la autoridad, y la gran virtud del catolicismo romano desde el siglo XIX es la obediencia (…) ese es el problema por el cual la crisis de las personas te produce una crisis de la fe, porque en otras religiones no la produce porque la verdad no está en las personas«.

También dice que a pesar de estas divisiones «la fe hay que tenerla, ya que la iglesia sigue viva, la Iglesia unida continúa, permanece».

«Nos enfocamos demasiado en la crisis de la Iglesia Católica romana, que lo más seguro es que se parta. Es muy probable que estemos ad portas, lo que no quiere decir cinco años, pero estamos ad portas de un cisma«, afirma.

18 Jul
17 Jul
15 Jul