Publicado el 18 de abril, 2019

«Los Optimistas»: Roberto Edwards y la sanación a través del arte

Autor:

Magdalena Olea

En este capítulo, la periodista Virginia Araya, junto al abogado y artista Gonzalo Sánchez, conversan con el destacado empresario, artista y fotógrafo chileno Roberto Edwards, fundador de Revista Paula y Taller Uno. Habla de la relación con su familia, de su trabajo y de su pérdida de visión. "Toda mi vida he pensado que las cosas pasan por algo, si esto me tocó a mí, tengo que ver cómo lo resuelvo ", afirma Edwards en la conversación.
Autor:

Magdalena Olea

Recibe las ediciones de Podcasts y LíberoTV en tu correo
Suscribirse

«Mi papá era muy aficionado al arte desde siempre. Tenía al mejor profesor de arte, me encantaba. Era el tema con el que nos entendíamos, el tema que más le importaba a él y le gustaba más y a mi también. Desde bien joven me tocó conocer a muchos artistas de renombre mundial que venían para acá, como Walt Disney«, cuenta Roberto Edwards desde su departamento en Providencia, al comienzo del podcast «Los Optimistas», en el que conversa con el abogado y artista Gonzalo Sánchez, y con la periodista Virginia Araya.

Además, comenta cómo surgió su interés por la fotografía y habla de sus inicios en Taller Uno y en Revista Paula: «Mi papá hizo un taller de fotografía en la casa, entonces conocí lo que era hacer foto desde su inicio, desde muy temprano, y me encantó. Pero al mismo tiempo aprendí lo suficiente como para no tenerle nada de miedo, aprender a hacerlo y a tomar lejos, lo aprecié desde el comienzo».

También habla de la relación con su hermano, Agustín Edwards: «No me di cuenta de que en realidad él era hijo de mi papá, tenia que suceder a mi papá… Eso lo marcó a él y él hizo todo lo que tenia que hacer con eso. Conmigo fue medio pesado… Él me trataba de hacer un lado y quería ser el único en este tema y no yo. Yo tampoco sentía ganas de estar metido en El Mercurio y al final lo perdoné. Me di cuenta que era una debilidad de él y le escribí una carta poco antes de que muriese (…) para mí fue super sanador».

Por último, se refiere a su pérdida de visión, de la que tiene menos de un 1%: «Yo toda mi vida he pensado que las cosas pasan por algo, si esto me tocó a mí, tengo que ver cómo lo resuelvo (…) uno va encontrando formas de salir, la final, uno ve más lento no más», afirma.

Explica que el arte ha sido sanador y que la pérdida de la visión agudizó su pasión por la música. «Descubrí muy tempranamente todas las distintas versiones del arte y que todas tienen atractivo, en el sentido de que uno está dedicado a esto y no ve esto otro, pero cuando lo ves uno se asombra», dice.

 

Algunas fotografías de la casa de Roberto Edwards:

06 Dic
05 Dic
05 Dic
04 Dic