Publicado el 16 de diciembre, 2018

José Maza, el “rockstar de la ciencia”: “Lo primero que tienen que hacer los que se instalen en Marte es poner una fábrica de oxígeno”

Autor:

Magdalena Olea

El astrónomo, que ha logrado congregar a más de 5 mil personas en sus charlas, explica como será la vida en el planeta rojo. Además, se refiere al éxito que ha tenido esta rama de la ciencia: "ha habido, de parte de los científicos, un ánimo de bajar del Olimpo y entrar a la feria", asegura.
Autor:

Magdalena Olea

Recibe las ediciones de PRO-nombres personales: Entrevistas a inspiradores en tu correo
Suscribirse

Al astrónomo de la Universidad de Chile José Maza, lo han apodado el “rockstar de la ciencia”, porque en octubre batió un récord, al reunir a alrededor de 6 mil personas en la Medialuna de Rancagua en una charla científica, que fue la más masiva en la historia del país, en la que explicó cómo y por qué la humanidad instalará una colonia en Marte en las próximas décadas. 

“Me parece que la gente se está interesando cada día más en temas que tienen que ver con ciencia, y por otro lado, he dedicado los últimos dos o tres años de mi vida, a tratar de llevar la ciencia en fácil a los públicos más diversos y más amplios (…) A mi me encanta hacer estas cosas masivas, no por batir un récord, si no porque realmente creo que hay que tratar de contárselo a todo el mundo, porque la ciencia como la cultura, no es una cuestión para grupos reducidos”, afirma Maza al comienzo de la entrevista, y explica que es fundamental utilizar el humor y contar las cosas de forma simple, para poder acercar la astronomía a las personas.

También afirma que “hay que acercar la ciencia a las personas, y no tratar de que algunas personas se acerquen a la ciencia“, y dice que esta disciplina es parte de todo el espectro cultural.

Maza, premio Nacional de Ciencias Exactas de 1999 y autor de los exitosos libros “Somos polvo de estrellas”, y “Marte: la próxima frontera”, explica cómo ha evolucionado la astronomía en Chile, afirma que, por una parte, esta ha empezado a ser parte del conocimiento cotidiano de la gente, y por otra, ha existido esfuerzos de algunos expertos en la materia. Lo explica: “Ha habido, de parte de los científicos, un ánimo de bajar del Olimpo y entrar a la feria (…) Si digo que la tierra es como una pelota de fútbol y la luna es como una pelota de tenis, no es muy exacto, pero más o menos te da la idea. Yo sé que la gente no va a entender los números, no se va a poder imaginar la relación de tamaño”.

Colonización en Marte

En la conversación, el astrónomo dice que si bien a llegar la luna requiere de un viaje de aproximadamente dos días y a Marte, uno de tres a nueve meses, explica que es mucho más factible colonizar el planeta rojo. Afirma que “el día y la noche en la luna dura un mes”, y dice que en el día, en la luna la temperatura llega a 120 grados, y al terminar la noche llega a los 200 grados bajo cero. Además, explica que en la luna no hay atmósfera, no hay agua, y tiene una masa que es 100 veces menor que la masa de la tierra.

En cambio, explica el científico, “el problema del día y la noche de la luna, Marte no lo tiene en absoluto, porque ese planeta tiene una masa que es diez veces más grande que la masa de la luna y está más lejos del sol”. Por lo tanto, la temperatura es más razonable, llega a 10 o a 20 grados sobre cero en un día de verano, y en la noche baja a los 50 grados bajo cero.

Por esta razón, Maza dice que en un futuro, familias podrán habitar el planeta rojo: “es cuestión de decirle a un vecino que haga el Costanera Marte y en un mall la gente vive feliz, y no se daría cuenta donde están. Podrían vivir 100, 200, 300 personas, en un espacio amplio, que no sea claustrofóbico. Es mucho más difícil de lo que hemos hecho, pero se puede hacer”, explica, y luego agrega: “Si uno empieza a tirarle nitrógeno a la atmósfera y empieza a engrosarla y eventualmente uno la oxigena, dicen que con que fuera una presión en la superficie equivalente a un 60% o 70% de lo nuestro, que es la presión en las altas montañas, ya la gente podría vivir fuera, y con esa oxigenación, podrían haber árboles y líquidos”.

También afirma que se demorarán un siglo, en donde en Marte “tendrán que estar viviendo en comunidades comunicadas por pasillos, y por supuesto, esos pasillos van a tener que tener compuertas, porque si hay problemas se cierran y la gente es evacuada”. Así, dice que este planeta será un laboratorio excelente, y que se necesitará una máquina que extraiga anhídrido carbónico de la atmósfera, que hará un papel parecido al de los árboles. “Es como una especie de árbol robótico, porque chupa anhídrido carbónico y produce oxígeno“, enfatiza.

Luego admite: “Si la maquina produce oxígeno, y el oxígeno lo acopias en un tanque, uno puede ir llenando tanques. Una persona necesita como 2 kilos de oxígeno al día para poder respirar. Entonces una de las primeras cuestiones que tienen que hacer los que se vayan instalar allá es poner una fabrica donde se fabrique oxígeno (…) deberíamos tener como para vivir 6 meses, porque de repente puede venir una tormenta de arena, una catástrofe y uno tiene que tener un amplio stock”.

Por último, se refiere a la revolución tecnológica y a las consecuencias que puede traer el colonizar el planeta rojo, tal como el viaje a la luna posibilitó el desarrollo de los teléfonos celulares y otras tecnologías.  “Cada vez que el hombre ha pensado y se ha propuesto un desafío más grande, la vida te cambia para siempre“, asegura.

19 Feb
15 Feb
14 Feb