Publicado el 10 de octubre, 2019

Tercera Sala de la Corte Suprema defiende sentencia en medio de disputa con el TC

Autor:

Sebastián Edwards

El juez Sergio Muñoz afirmó que el máximo tribunal «ejerció sus potestades jurisdiccionales de carácter constitucional. No ha ejercido la superintendencia directiva, correccional o económica respecto del Tribunal Constitucional».

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Continúan las declaraciones cruzadas entre la Corte Suprema y el Tribunal Constitucional. Por medio de un comunicado, la Tercera Sala del máximo tribunal, presidida por el juez Sergio Muñoz, defendió la sentencia en la que se acoge revisar las sentencias y fallos emitidos por el TC.

Frente a esto, señalan que «las materias de carácter jurídico tienen espacios propios para ser debatidas adecuadamente y, ante miradas distintas de lo que debe ser la aplicación de la Constitución y la ley, son otros los órganos estatales los competentes para decidir lo pertinente con carácter general, en ningún caso el Tribunal Constitucional y tampoco la Corte Suprema”.

En la misma línea, agregó que “el recurso de protección tiene la naturaleza jurídica de una acción constitucional de amparo de derechos fundamentales, cuyo objeto preciso es determinar si la actuación impugnada vulneró la Constitución y la ley”. 

En este sentido, afirmó que «la Corte Suprema, al resolver el caso, ejerció sus potestades jurisdiccionales de carácter constitucional. No ha ejercido la superintendencia directiva, correccional o económica respecto del Tribunal Constitucional, competencia de la cual carece”.

«El Tribunal Constitucional posee autonomía constitucional, sin que pueda otro órgano del Estado inmiscuirse en el ejercicio de sus potestades con motivo de las decisiones referidas a las materias propias de su competencia”, sostienen desde la Tercera Sala.

Asimismo, agregan que “los actores han solicitado se ordene que, en lo sucesivo, el Tribunal Constitucional se abstenga de emitir pronunciamientos que determinen la inaplicabilidad del procedimiento de tutela de derechos fundamentales (…) no puede esta Corte señalar al Tribunal Constitucional, órgano autónomo, cómo debe ejercer sus facultades, sin que, por lo demás, deba recordarle que en el ejercicio de aquellas debe respetar la Constitución y la ley”.

Ayer el ministro de Justicia, Hernán Larraín, se refirió a este hecho, por lo que señaló que  «la situación que se ha producido a raíz de un fallo de la Tercera Sala de la Corte Suprema con el Tribunal Constitucional nos preocupa. Nosotros creemos que un conflicto de esta naturaleza, una contienda de competencias de esta índole es extraordinariamente delicada y grave, porque de alguna manera pone en cuestión nuestro ordenamiento constitucional».

En la misma línea, agregó que » nosotros no somos como Gobierno un órgano llamado a dirimir esta contienda de competencias y no está resuelto en el orden constitucional nadie que lo haga, por eso es importante que sea las propias instituciones que busquen una solución a esta diferencia de opiniones».

En este sentido, aseguró que el gobierno espera que «eso resuelva un tema que se viene arrastrando desde hace algún tiempo, pero en todo caso, nos reservamos también el derecho en su momento de intervenir de una manera normativa, es decir, propiciando reformas constitucionales, cambio a la ley orgánica, propiciando leyes que puedan de alguna forma contribuir a resolver esta situación si acaso no lo han hecho ambas instituciones».

Además, señaló que no existe en la Constitución una «clara forma de resolver estas diferencias, hay muchas contiendas de competencias entre órganos del Estado que tiene camino de solución, pero ésta en particular no. Se supone que el TC tiene un ámbito específico de competencias, dictaminado por la Constitución y que la Corte Suprema tiene otro, y que por lo tanto, no debería haber traslape de funciones».

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más