Publicado el 13 de diciembre, 2019

Reporte Bachelet informa de «elevado número de violaciones graves a los derechos humanos» y reconoce «amplia colaboración» del Gobierno con la Oficina de la Alta Comisionada de DD.HH

Autor:

Sebastián Edwards

En más de 30 páginas, la oficina del Alto Comisionado de DD.HH. de la ONU entregó las conclusiones y recomendaciones tras el trabajo realizado por una misión en Chile, en medio de la crisis social. En el texto, refuerzan el llamado a establecer cambios y reformas en Carabineros.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, entregó el informe que respecta al trabajo de una misión en Chile, en el marco de la crisis social que estuvo marcada por manifestaciones y actos de violencia en las calles.

Esta misión llegó el país tras una solicitud realizada por el gobierno del Presidente Sebastián Piñera. 

En el texto, especifican que «durante las recientes protestas masivas y el estado de emergencia, la policía y el ejército no cumplieron con las normas y estándares internacionales de derechos humanos relacionados con la gestión de las asambleas y el uso de la fuerza». 

En el se detalla sobre «amplias denuncias, incluidos ejemplos específicos, de tortura, malos tratos, violación y otras formas de violencia sexual por parte de la policía contra personas detenidas, muchas de las cuales parecen haber sido detenidas arbitrariamente». En total, según cifras oficiales, más de 28,000 personas fueron detenidas entre el 18 de octubre y el 6 de diciembre, aunque la gran mayoría fueron liberadas.

El equipo realizó 235 entrevistas con víctimas de presuntas violaciones de derechos humanos, incluidos manifestantes heridos y detenidos y sus familiares, y realizó 60 entrevistas con agentes de policía, incluidos algunos de los heridos durante las protestas.

«Se le otorgó acceso gratuito a hospitales y centros de salud para entrevistar a las personas heridas durante las manifestaciones. También se le dio acceso rápido y sin trabas a los lugares de detención, incluidas las comisarías de policía y las cárceles, así como a las personas privadas de libertad a las que deseaba entrevistar en privado, y a los informes y registros pertinentes». En este sentido, agradecen la amplia colaboración del gobierno con el trabajo de los miembros de la oficina. 

Conclusiones

De acuerdo a las principales conclusiones del informe , se señala que «hay razones fundadas para sostener que, a partir del 18 de octubre, se han producido un elevado número de violaciones graves a los derechos humanos”.

En esa línea, agregan que “estas violaciones incluyen el uso excesivo o innecesario de la fuerza que resultaron en la privación arbitraria de la vida y en lesiones, la tortura y malos tratos, la violencia sexual y las detenciones arbitrarias”.

En este sentido, afirman que “ciertas violaciones a los derechos humanos, en particular el uso indebido de armas menos letales y los malos tratos, son reiteradas en el tiempo, en el espacio y con respecto a quienes son los supuestos perpetradores y las víctimas”.

Asimismo, añaden que «ciertas violaciones a los derechos humanos, en particular el uso indebido de armas menos letales y los malos tratos, son reiteradas en el tiempo, en el espacio y con respecto a quienes son los supuestos perpetradores y las víctimas».

«El número alarmantemente alto de personas con lesiones en los ojos o la cara da cuenta de esta grave violación. Preocupa en particular la utilización de perdigones que contienen plomo», sostienen.

También aseguran que «las mujeres, las niñas y las personas LGBTI han sufrido formas específicas de violencia sexual (incluida la desnudez forzada), principalmente relacionadas con las detenciones”.

«Preocupa a la ACNUDH el bajo número de formalizaciones contra presuntos autores de violaciones a los derechos humanos, pese al gran número de denuncias y acciones judiciales. Preocupa también la falta de información pública por parte de las fuerzas de seguridad sobre las acciones que han sido adoptadas para garantizar la rendición de cuentas», afirman.

«La ACNUDH reconoce al Gobierno de Chile su amplia cooperación, incluyendo el diálogo franco mantenido, la extensa información recibida y el acceso irrestricto a todos los lugares que solicitó visitar», remarca el texto. 

Principales recomendaciones

Entre sus principales recomendaciones destacan: 

Asegurar que las personas puedan, durante las manifestaciones, ejercer sus derechos de reunión pacífica y a la expresión, sin restricciones ni riesgos innecesarios y desproporcionados para su integridad física y otros derechos humanos.

Que las policías sigan estrictamente las normas internacionales sobre el uso de la fuerza en todo momento. Garantizar el uso de métodos no violentos antes de recurrir a armas menos letales, y que estas sean utilizadas, en todo momento, de plena conformidad con las normas internacionales.

Poner fin de inmediato al uso indiscriminado de escopetas antidisturbios para controlar las manifestaciones. Estas deben utilizarse solo con munición autorizada y conforme con los estándares internacionales relevantes.

Fortalecer los sistemas de registros de detención a fin de garantizar que la información sea recopilada de forma íntegra, oportuna y de forma desglosada.

La subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, afirmó que «desde el gobierno tenemos disposición a acoger todo lo que pueda mejorar la protección de los DD.HH.»

Por su parte, el gobierno entregó sus consideraciones al informe presentado por las Naciones Unidas. «En algunos casos, el informe afirma la existencia de violaciones de derechos humanos antes de que concluyan las investigaciones en curso, en el marco del Estado de Derecho», afirma el Ejecutivo en un texto de cinco páginas.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: