Publicado el 02 de mayo, 2019

Presidente Piñera firma segundo proyecto de modernización laboral que permitirá pactar semanas con cuatro días de trabajo

Autor:

Sebastián Edwards

La iniciativa propone además una jornada mensual de 180 horas a nivel individual. Según el Mandatario, esto permitirá «fortalecer los derechos de los trabajadores, ampliar sus ámbitos de libertad y permitir una mejor incorporación al mundo del trabajo».

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El Presidente Sebastián Piñera, acompañado del ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg y el titular de Hacienda, Felipe Larraín, presentó durante esta jornada el segundo proyecto de modernización laboral, el cual busca, según el Mandatario, «fortalecer los derechos de los trabajadores, ampliar sus ámbitos de libertad y permitir una mejor incorporación al mundo del trabajo».

Además, la iniciativa incluye pactar semanas de hasta cuatro días de trabajo, y una jornada mensual de 180 horas a nivel individual.

«Si me preguntan quiénes ganan con esta modernización laboral, yo respondo… en primer lugar, ganan las mujeres, los jóvenes, los discapacitados, la tercera edad, pero en general ganan todos los trabajadores de Chile, ganan las familias chilenas, de eso se trata», afirmó el Jefe de Estado.


Entre otras medidas, se propone establecer pactos de jornadas semestrales o anuales, los que deberán acordarse con los sindicatos, o en caso de no existir estos al interior de la empresa, por la mayoría absoluta de los trabajadores a quienes les será aplicable.

Estos pactos tendrían por finalidad adecuarse a las necesidades particulares de trabajadores y empleadores, como, por ejemplo, el caso de los adultos mayores que deseen trabajar más durante los meses de verano y menos en los meses de invierno; o los trabajadores que se desempeñan en labores estacionales; o el caso de los padres que prefieran distribuir su jornada anual/semestral, de manera de tener mayor tiempo disponible durante las vacaciones escolares de sus hijos.

Por su parte, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, afirmó que «hoy nosotros planteamos una jornada mensual de 180 horas que implica una reducción de jornada casi en un 10%, pero implica también que el trabajador se verá beneficiado de poder ordenar su horario y podrá optimizar su tiempo, algo que mejorará su calidad de vida y no impactará en las remuneraciones porque la productividad se mantiene».

El proyecto plantea establecer bolsas de horas extraordinarias, semanales o mensuales, según sea la jornada elegida por cada trabajador, en que el límite estará dado por la semana o el mes y no por el día como es en la actualidad.

Según informan desde el Ministerio del Trabajo, se establece la posibilidad de que el trabajador opte porque se le compensen algunas horas extraordinarias por más vacaciones. La medida permite que el trabajador elija si las horas extraordinarias se le pagan con recargo o se le compensan con vacaciones, especificando que, en el caso de la opción por vacaciones, pueda tener hasta 5 días de feriado anual adicional, lo cual tiene un impacto significativo y directo en el mejoramiento de la convivencia familiar y el bienestar para el trabajador y su calidad de vida.

Se ampliará el plazo para compensar un permiso con goce de remuneración dentro de los 60 días anteriores o posteriores a la fecha en la que se utilizó dicho permiso. Hoy se compensa en la misma semana o, de lo contrario, se descuenta de la remuneración.

Se propone que las partes puedan pactar, durante los períodos de vacaciones familiares, distintas del feriado legal, la prestación de servicios mediante la modalidad de trabajo a distancia o que se reduzca su jornada laboral diaria. En este caso, las partes deberán establecer las condiciones económicas asociadas a dicha rebaja horaria, que en ningún caso podrá ser inferior a la que proporcionalmente corresponda según el número de horas trabajadas.

Esta medida entregará al trabajador un abanico de opciones para adecuarse a su necesidades personales y familiares. Así, por ejemplo, la rebaja horaria en períodos de vacaciones no necesariamente conllevará una rebaja en las remuneraciones del trabajador, puesto que las partes podrán acordar que las horas no trabajadas sean compensadas como un permiso con goce de remuneración.

La propuesta busca otorgar facilidades para que los trabajadores que, por diversos motivos, no hayan terminado su enseñanza básica o media, puedan finalizar sus estudios escolares. Se propone que los trabajadores mayores de edad que no hayan completado la enseñanza básica o media y cuenten con una antigüedad de más de un año en la empresa, tengan derecho a un permiso para ausentarse de su trabajo por un máximo de dos horas a la semana y así asistir a cursos de nivelación de estudios.

La iniciativa busca también abrir las puertas de la capacitación a todo trabajador interesado en aprender y perfeccionarse, sin importar su edad. Así, se propone señalar de forma expresa en la ley que los cursos de capacitación proporcionados por el Sence no puedan establecer discriminaciones arbitrarias en sus bases de postulación, especialmente en cuanto al tope máximo de edad de los postulantes.

El titular de Hacienda, Felipe Larraín, detalló que “el costo fiscal de este proyecto no es tan significativo desde el punto de vista de los recursos fiscales pero sí existe, son $1.200 millones por año que tiene que ver con la extensión del subsidio al empleo joven”.

En la misma línea, agregó que «los trabajadores pueden permanecer en su jornada actual si lo desean, pero también tener una oportunidad con jornadas más flexibles, desplazando horas de trabajo a algunos días para poder salir antes el viernes, para, por ejemplo, no trabajar el viernes, tener esa opción, para poder acumular horas extraordinarias para períodos de vacaciones”.

Reforma previsional

En cuanto al proyecto que entrega una reforma a las pensiones, el Mandatario señaló que «quiero pedirle a los parlamentarios y a todos mis compatriotas que no podemos seguir haciendo esperar a nuestros adultos mayores, por lo tanto creo que llegó el tiempo de hacer un esfuerzo como sociedad, a través de este proyecto que busca mejorar las pensiones de todos».

En el mismo tono, añadió que «hoy día estamos invirtiendo cerca del 0,8% del producto nacional bruto en el pilar solidario y vamos a incrementarlo en un 40% y ese nuevo aporte no solo mejorará el pilar que tenemos hoy día (…) El proyecto va más allá de eso, porque crea un segundo piso en el pilar solidario que apunta a beneficiar sectores que han estado excluidos: las mujeres, la clase media y a los adultos mayores, sobre todo los no valentes».

Además, agregó que «dos millones y medio de los tres millones de pensionados que tenemos en Chile se van a ver especial, directa e inmediatamente favorecidos por esta reforma previsional y creo que esta reforma merece un tratamiento rápido y ojalá positivo de parte del Congreso. Eso le pido a mis compatriotas y estoy seguro que interpreto el sentir profundo».

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más