Publicado el 01 de julio, 2019

Michelle Bachelet solicita investigación por muerte de militar detenido en Venezuela

Autor:

Sebastián Edwards

Por su parte, la ex Mandataria señaló que «se deben adoptar urgentemente medidas para prevenir la reincidencia de la tortura y otros malos tratos de personas bajo custodia del Estado”.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La  Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que está profundamente preocupada por la muerte bajo custodia en Venezuela del capitán de marina retirado Rafael Acosta Arévalo tras ser supuestamente torturado. Destacó que es imperativo que las autoridades venezolanas lleven a cabo una investigación rápida, exhaustiva, eficaz, independiente, imparcial y transparente de su muerte.

Por medio de un comunicado, desde su oficina señalan que la ex Mandataria afirmó que «estoy conmocionada por la presunta tortura del capitán Acosta Arévalo, y porque el trato al que fue sometido mientras estaba en custodia puede haber sido la causa de su muerte. Recuerdo a las autoridades venezolanas que son responsables de la vida, y de la integridad física y psicológica de todas las personas privadas de libertad. Urjo a las autoridades a llevar a cabo una profunda investigación –incluyendo una autopsia que siga los estándares internacionales- que sea independiente y transparente. Esto es esencial para arrojar luz no solo sobre lo que ocurrió con él, sino también para facilitar que se lleve ante a la justicia a los responsables de su muerte».

En la misma línea, afirmó que «llamo a las autoridades venezolanas para que permitan a los otros seis militares y ex oficiales de seguridad detenidos junto al capitán Acosta Arévalo recibir visitas de sus abogados y familiares, que se aseguren que sean tratados con humanidad y dignidad, y que eviten que sufran torturas y otras formas de maltrato”.

“Se deben adoptar urgentemente medidas para prevenir la reincidencia de la tortura y otros malos tratos de personas bajo custodia del Estado”, agregó la Alta Comisionada.


La muerte del militar Rafael Acosta Arévalo se dio tras ser detenido por los efectivos de la policía del régimen de Nicolás Maduro en plena visita de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, quien está preparando su informe luego de constatar la crisis que afecta al país caribeño.

En este sentido, los países miembros del Grupo de Lima condenaron el asesinato de Acosta Arévalo y expresaron su pesar y solidaridad a su familia. En el texto, además, repudiaron «las continuas prácticas de detenciones arbitrarias y torturas a las que el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro somete a quienes considera sus opositores y urge a la comunidad internacional, en especial a la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a actuar sin dilación para que los derechos de los venezolanos sean restablecidos y su integridad protegida».

Acosta Arévalo era acusado por Caracas de estar detrás de una conspiración contra Nicolás Maduro y otros altos dirigentes del régimen chavista. Seis días después de haber sido apresado, el militar fue vinculado a un plan para realizar un magnicidio contra el fiscal el fiscal Tarek William Saab.

«No hay palabras para describir este abominable hecho», aseguró en su cuenta de Twtter el Presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, quien además informó que estableció contacto inmediato con la familia del militar y con la comisión de la ONU en dicho país. «He girado instrucciones a embajadores y equipo internacional para elevar denuncia a Gobiernos y especialmente a Alta Comisionada, Michelle Bachelet», afirmó el líder opositor.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más