Publicado el 02 de septiembre, 2019

Mauricio Hernández Norambuena deberá cumplir casi 27 años de cárcel

Autor:

Sebastián Edwards

El ministro en visita Mario Carroza dio a conocer la sentencia del «Comandante Ramiro», condenado por el asesinato del senador Jaime Guzmán (UDI) y el secuestro de Cristián Edwards, entre otros delitos.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El ministro en visita, Mario Carroza, estableció el cumplimiento de dos penas de 15 años de presidio para Mauricio Hernández Norambuena, más conocido como “Ramiro”, condenado por el asesinato del senador Jaime Guzmán (UDI) y el secuestro de Cristián Edwards, entre otros delitos.

A los 30 años el ministro Carroza abonó los tres años y cuatro meses que Hernández Norambuena cumplió en la Cárcel de Alta Seguridad antes de su fuga en 1996, además de los 12 días que estuvo detenido mientras se tramitaba su extradición al país.

Es por esto que el ex frentista estará en prisión 26 años y ocho meses. 

De acuerdo al fallo, «la discusión del Tribunal Supremo de Brasil, se concentró en determinar si era procedente requerir del Estado de Chile un compromiso formal de conmutación de las penas impuestas por una de carácter temporal que no excediese de 30 años (treinta), toda vez que no existe de acuerdo a la apreciación hecha valer por los Ministros disidentes el fundamento legal para sustentar tal exigencia, atendiendo principalmente a la circunstancia que tanto Chile como Brasil, a la época de dictación de la sentencia, no habían ratificado y/o promulgado debidamente el Acuerdo de Extradición celebrado entre los Estados Partes del Mercosur».
«En ese debate, la mayoría estuvo por considerar pertinente la inclusión de una limitación relativa a la conmutación de penas, al estimar que de no ser así, Mauricio Hernández Norambuena habría estado en una situación más desfavorable que aquella que enfrentaba en Brasil, fundándose en materias propias de derechos humanos y en lo dispuesto en su legislación interna respecto del máximo de penas y la prohibición constitucional de las penas a perpetuidad. Así, es que hicieron presente que había sido condenado el día 13 de noviembre de 2003 por el Tribunal de Justicia del Estado de Sao Paulo, quien aumentó la pena en un total de 30 años, resultando condenado en definitiva a tres penas de 19, 6 y 5 años, por los delitos de extorsión mediante secuestro, asociación ilícita o cuadrilla y tortura», agregó el informe de Mario Carroza.
En ese sentido, agregó que «derivado de lo anterior, al concederle la República Federal de Brasil a Mauricio Hernández Norambuena su libertad anticipada y ponerlo a disposición del Estado de Chile el día 19 de agosto de 2019, dio cumplimiento así a la obligación internacional contraída con Chile, lo que definitivamente hizo que fuera ineludible que nuestro país dispusiera de lo necesario para dar cumplimiento al acuerdo internacional adoptado con la República de Brasil, incumbiendo en ese caso que el órgano jurisdiccional del Estado de Chile, adoptara las medidas que fueren necesarias y en definitiva, determinare el quantum de la pena aplicable».

La semana pasada, Carroza rechazó la solicitud de aplicar la media prescripción al ex frentista.

Según indicó el fallo revisado por el juez Carroza, “Mauricio Hernández Norambuena evadió el cumplimiento de sus condenas el 30 de diciembre de 1996, sin que existan registros de movimientos migratorios, por lo que si bien en principio sostuvimos que el plazo de prescripción no fue interrumpido”.

En la misma línea, añaden que «no cabe considerar la petición formulada por el abogado Alberto Espinoza Pino, en representación de Mauricio Hernández Norambuena (…) al no cumplirse con los requisitos que exige el artículo 103 del Código Penal, de haber transcurrido menos de la mitad del tiempo necesario para estimar aplicable la institución de la media prescripción o prescripción gradual, esto es, seis años, cinco meses y nueve días».

La semana pasada el Presidente Sebastián Piñera señaló que «el hecho de que Hernández Norambuena esté preso hoy en una cárcel chilena fortalece hoy nuestra justicia, combate la impunidad y la delincuencia, y también fortalece nuestro Estado de Derecho», sostuvo el Jefe de Estado.

En este sentido, remarcó que «hicimos las gestiones con el Gobierno de Brasil y quiero agradecerle porque colaboró para que se hiciera justicia, tal y como lo ha dicho hoy el propio Presidente Bolsonaro a través de su Twitter».

El acuerdo entre Chile y Brasil indica que se deberá aplicar la pena máxima establecida por el país desde el que es extraditado. En el caso de Brasil, son 30 años, por lo que el «Comandante Ramiro», a pesar de cargar con dos cadenas perpetuas», no estará más de esa cantidad de tiempo en prisión.

Ante esto, el Presidente Piñera indicó que «existe un tratado entre países, entre los cuales están Brasil y Chile, y en casos de extradiciones como ésta la condena en el país que reciba el preso no puede exceder a la condena máxima en el país de originen y en Brasil la condena máxima son 30 años y por tanto, Chile tiene que respetar esa condena».

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más