Publicado el 12 de agosto, 2018

La carta de despedida del ex ministro Varela a su equipo: «Hice bien aquello en lo que tenía experiencia y fracasé en lo que no sabía»

Autor:

Sebastián Edwards

Pocos días después del cambio de gabinete, el ex jefe de la cartera de Educación envió un escrito a sus colaboradores, a quienes denomina como «una banda de hermanos». Durante la tarde de este domingo el texto se viralizó al interior del oficialismo.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Este es el texto íntegro de la carta que el ex ministro de Educación, Gerardo Varela, envió a sus colaboradores cercanos durante el fin de semana y que el domingo se comenzó a compartir por los destinatarios hasta viralizarse.

 

«Querido equipo Mineduc

 

He dejado pasar un par de días antes de escribirles para evitar que las emociones nublen el juicio. Ahora más tranquilo les dirijo estas palabras para agradecerles el apoyo, la buena gestión y sobretodo la camaradería con que compartían sus responsabilidades.

 

Más importante que la experiencia y el honor de haber sido ministro me recordaré de ustedes,  porque créanme teníamos algo especial. Armar equipos humanos no es fácil, menos en corto tiempo y para abordar proyectos inmensos. Lo logramos y podemos estar contentos por ello.

 

Que mi experiencia les sirva, no hay atajos para el éxito en la vida. Antes de subir el Aconcagua hay que haber subido el San Cristóbal; caminado el Manquehue y escalado el Plomo, sino la probabilidad de error por falta de experiencia se multiplica. Por eso hice bien aquello en lo que tenía experiencia, como trabajar en equipo; administrar una organización y legislar en temas específicos y fracasé en lo que no sabía, improvisar frente a la prensa comunicando con sencillez y simpleza un mensaje que no fuera mal interpretado. Pero todo sirve para aprender, y a ustedes que son jóvenes les queda mucho, así que no desaprovechen esta oportunidad de servir a su país mientras ganan experiencia y conocimiento en el área más noble de la actividad humana como es enseñarle al prójimo.

 

Hice lo mejor que pude y me voy satisfecho que en 5 meses, armamos un tremendo equipo, aprobamos 2 leyes, presentamos el nuevo curriculum de 3 y 4 medio, lanzamos el centro de innovación; preparamos un nuevo sistema de financiamiento de la educación superior; trabajamos en el proyecto de subvención parvularia, reposicionamos la educación técnica y un sinfín de otras iniciativas. Me voy contento porque todo eso lo hicimos con profesionalismo y responsabilidad pero sobre todo con alegría y sencillez.

 

Ustedes tienen una vocación de servicio público y un patriotismo encomiable, no lo pierdan. La historia de nuestros países es una historia de desarrollo frustrado porque la gente inteligente y honesta no se compromete con su país. Chile ha sido distinto, el presidente Piñera y gran parte de nuestra clase política hacen sacrificios enormes por nuestro país. Por eso sigan trabajando en el servicio público. A ratos es ingrato pero la más de las veces es gratificante.

 

Los cambios que deberán hacer en educación, son importantes pero políticamente invisibles. Los que de verdad valen la pena, no se notan en el corto plazo, la prensa no se interesa ellos y no hacen lucir a ningún político. Que eso no los desvíe de cumplir con su deber; la buena educación se construye con un infinito trabajo de detalle; no se dejen tentar por el populismo de corto plazo sino que manténganse apegados a la sana doctrina. Tienen que acostumbrarse a que los errores siempre saldrán en la prensa y los aciertos serán anónimos, pero ustedes sabrán de sus logros y miles de chilenos mejorarán su educación gracias a ellos.

 

Muchos me reprocharon de no haberme defendido de tantos ataques. Ustedes saben que admiro a Winston Churchill y de las muchas enseñanzas que aprendí leyéndolo fue esa que dice, “nunca llegarás a tu destino si te detienes a tirarle piedras a todos los perros que te ladran”. Sigan ese consejo, si me hubiera parado ante cada ataque, en 5 meses no habríamos hecho todo el buen trabajo que hicimos.

 

Tal como dije en el discurso en la Universidad de Chile hay 2 frases de Kant que no deben olvidar porque serán siempre la mejor defensa de la libertad contra la prepotencia totalitaria; “atrévanse a pensar por sí mismos” y “ nadie puede obligarlos a ser felices a su manera”. Sigan luchando por la libertad de educación y sobretodo porque las políticas educacionales nazcan de la evidencia y experiencia y no del prejuicio y la ideología. Es el método científico el que distingue a la ciencia de la magia negra y es ese método el único válido para las políticas públicas en educación.

 

Les quiero recomendar a la Ministra, con ella me une una larga amistad, conozco su inteligencia, sencillez y humanidad, ayúdenla con lo que uds saben y déjense guiar por lo que ella sabe. De esa combinación pueden salir muchas cosas buenas para nuestros niños y su educación; el país lo merece.

 

Cuando nos reunimos por primera vez en mi casa, les dije que leyeran el discurso de San Crispín de Enrique V; espero que lo hayan hecho, porque los recordaré a todos como lo que fuimos: “una banda de hermanos”.

 

Les mando un gran abrazo y los voy a echar de menos.

 

Gerardo»

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA