Publicado el 26 de noviembre, 2019

Human Rights Watch propone urgente reforma policial en informe sobre crisis en Chile

Autor:

Sebastián Edwards

Durante las protestas, «algunas de las cuales fueron muy violentas, miembros de Carabineros cometieron graves violaciones de derechos humanos, incluyendo uso excesivo de la fuerza en las calles, detenciones sin revisión judicial, y abusos contra manifestantes», aseguró José Miguel Vivanco, director de la entidad para las Américas.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Tras reunirse con el Presidente Sebastián Piñera, el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, dio a conocer los detalles del informe que esa entidad realizó respecto de la situación de derechos humanos durante las protestas en Chile a partir del 18 de octubre.

«Las autoridades chilenas deberían implementar reformas policiales tras la evidencia sólida de uso excesivo de la fuerza y de graves abusos contra manifestantes, Human Rights Watch dijo hoy. Desde el 18 de octubre de 2019, miles de chilenos salieron a protestar por un aumento en las tarifas del transporte público. Las manifestaciones se ampliaron para reflejar un descontento masivo por profundas deficiencias en los servicios públicos y por la desigualdad económica. Durante semanas de protestas, algunas de las cuales fueron muy violentas, miembros de Carabineros, la policía nacional chilena, cometieron graves violaciones de derechos humanos, incluyendo uso excesivo de la fuerza en las calles, detenciones sin revisión judicial, y abusos contra manifestantes», señala textualmente el informe, que está disponible íntegramente en su sitio web. 

En ese sentido, afirman que «hay centenares de preocupantes denuncias sobre uso excesivo de la fuerza en las calles y abusos contra detenidos tales como golpizas brutales y abusos sexuales que no pueden quedar impunes y deben ser pronta y rigurosamente investigadas y sancionadas”.

«Human Rights Watch entrevistó a más de 70 personas en Santiago y Valparaíso en noviembre. Algunas víctimas fueron heridas por perdigones disparados por escopetas o por el impacto directo de cartuchos de gases lacrimógenos disparados con armas antidisturbios; otras señalaron haber sufrido abusos policiales en las calles o en comisarías», agrega el informe.

La entidad recabó pruebas consistentes de que Carabineros utilizó la fuerza de manera excesiva en respuesta a las protestas e hirió a miles de personas, con independencia de si habían participado en hechos violentos o no.

En la misma línea, Vivanco catalogó de «alarmante el uso de escopetas que disparan perdigones en forma indiscriminada y que, dependiendo de la distancia, pueden herir gravemente a aquellos que se encuentren dentro de su amplia zona de impacto».

«Su uso debería suspenderse en forma indefinida en todas las circunstancias, hasta que autoridades idóneas e independientes lleven a cabo una amplia auditoría para determinar los riesgos que entrañan», sostuvo.

Asimismo, el informe da cuenta de que la «Fiscalía Nacional está investigando 26 muertes. Entre ellas está el caso de un manifestante que murió después de presuntamente recibir una golpiza de carabineros en la calle, tres personas que habrían recibido disparos letales con armas de fuego por militares y una persona que fue atropellada por un vehículo de Infantería de Marina».

En el informe se reconoce que «si bien la mayoría de los manifestantes actuaron de manera pacífica, algunos grupos cometieron graves actos de violencia, como ataques a carabineros y a comisarias con piedras y bombas Molotov, saqueos y quema de bienes públicos y privados». 

Consultado por si existe una violación sistemática de Derechos Humanos, señaló que «para que una conducta o unos hechos puedan ser caracterizados como ‘sistemáticos’, no solo es suficiente y necesaria la reiteración de la conducta —en distintos escenarios, por distintos o los mismos agentes, en distintas circunstancias, durante un periodo específico— sino también hace falta que exista evidencia de que esa conducta reiterada —que puede corresponder a prácticas de abuso como las hemos descrito acá— obedece, son el fruto o se explican porque existe una especie de orden».

«Estamos hablando de un ataque, la expresión es ‘ataque’, ‘campaña’, ‘orden’ o una instrucción que está originada en las autoridades máximas que están dirigiendo. No tenemos esos antecedentes y responsablemente no podemos hacer ese tipo de inferencias», añadió.

Recomendaciones

  • Revisar las facultades de detención por control de identidad de los carabineros para que haya garantías contra el uso arbitrario de la facultad de interceptar y detener personas, y que haya rendición de cuentas por su uso;
  • Asegurar que existan mecanismos internos de control para investigar y sancionar abusos y el uso indebido de armas menos letales por parte de Carabineros;
  • Reformar el sistema de disciplina de Carabineros para que las decisiones disciplinarias las adopte una autoridad que no esté en la cadena directa de mando de la persona implicada, y cerciorarse de que el personal que trabaja en asuntos internos no tenga que trabajar con aquellos a quienes ha investigado o sancionado, ni quedar subordinado a ellos;
  • Adoptar un protocolo junto con las autoridades de salud para que los detenidos sean sometidos a revisiones forenses independientes, que no se realicen frente a carabineros y ocurran a una distancia en la que no puedan ser escuchados;
  • Hacer cumplir la prohibición vigente sobre desnudamiento de detenidos en protestas y sancionar a aquellos que continúen con esta práctica;
  • Instalar cámaras en todas las áreas de todas las comisarías, tomando medidas para garantizar la privacidad de los detenidos, y establecer un sistema de almacenamiento de grabaciones que pueda ser empleado por autoridades judiciales o de otro tipo;
  • Suspender cualquier uso de perdigones —no solo durante manifestaciones— hasta que autoridades idóneas e independientes realicen un estudio adecuado de todos sus riesgos;
  • Estudiar el uso de equipos menos letales alternativos que minimicen las lesiones;
  • Reforzar el entrenamiento de todos los carabineros relacionado con armas menos letales para el control de manifestaciones, incluidas las Fuerzas Especiales, entre otras; y
  • Cerciorarse de que los carabineros cuenten con equipos de protección adecuados, tiempo de descanso y remuneración de horas extra.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: