Publicado el 26 de noviembre, 2019

Gobierno valora y acoge «con dolor» informe de Human Rights Watch

Autor:

Sebastián Edwards

La subsecretaria de DD.HH, Lorena Recabarren, aseguró que «no habrá impunidad» y sostuvo que proyecto enviado por el Ejecutivo al Congreso busca precisamente realizar reformas profundas al funcionamiento de las policías. «Human Rights Watch ha desestimado una política sistemática de violación a los derechos humanos», añadió.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Luego de conocer el informe entregado por Human Rights Watch, el cual señala que es necesario una reforma policial al detectar graves  violaciones a los derechos humanos por parte de Carabineros, el gobierno valoró el escrito, afirmando que lo acogen «con dolor».

La subsecretaria de DD.HH, Lorena Recabarren, aseguró que «no habrá impunidad» y sostuvo que proyecto enviado por el Ejecutivo al Congreso busca precisamente realizar reformas profundas al funcionamiento de las policías.

«Valoramos el informe de Human Rights Watch y las recomendaciones que nos han realizado, las cuales hacen un llamado a incorporar reformas profundas en Carabineros y un mayor control efectivo de la acción policial, en situaciones de disturbios y de detención», señaló.

En esa línea, añadió que el «objetivo central del proyecto de ley de modernización de Carabineros, presentado por nuestro Gobierno el año pasado y que incorporara nuevos y más exigentes controles en materia de DD.HH., mayor transparencia en el trato durante las detenciones y nuevos medios para denunciar abusos policiales».

En el mismo sentido, afirmó que «el gobierno, a través del Ministerio del Interior, instruirá al general director de Carabineros revisar profundamente aquellas actuaciones que se alejen de lo establecido en los protocolos y que han significado cuestionamientos y denuncias».

En lo concreto, el informe de Carabineros deberá “incluir propuestas con medidas de corrección, señalando las instrucciones y sanciones que correspondan y deberá ser entregado en el plazo de una semana».

«Como gobierno reiteramos el mas pleno compromiso por el respeto a los derechos humanos y hacemos llamado para restaurar la paz social», remató la subsecretaria.

En tanto, el fiscal nacional, Jorge Abbott, señaló que «el uso de la fuerza, tanto lo que dice relación con FF.AA., como Carabineros, requiere de una revisión. Nosotros hemos visto que ese reglamento de uso de la fuerza ha sido dictado para situaciones de normalidad y en consecuencia es preciso revisar la forma en la cual, carabineros en particular, usa los medios de fuerza que puedan provocar mayores daños». 

En este sentido, agregó que «los protocolos no han sido cumplidos con exactitud, como están establecidos. Y en consecuencia hay ahí responsabilidades que tenemos que reclamar a las personas que han dejado de cumplir sus obligaciones funcionarias».

Informe de HRW propone urgente reforma policial

«Las autoridades chilenas deberían implementar reformas policiales tras la evidencia sólida de uso excesivo de la fuerza y de graves abusos contra manifestantes, Human Rights Watch dijo hoy. Desde el 18 de octubre de 2019, miles de chilenos salieron a protestar por un aumento en las tarifas del transporte público. Las manifestaciones se ampliaron para reflejar un descontento masivo por profundas deficiencias en los servicios públicos y por la desigualdad económica. Durante semanas de protestas, algunas de las cuales fueron muy violentas, miembros de Carabineros, la policía nacional chilena, cometieron graves violaciones de derechos humanos, incluyendo uso excesivo de la fuerza en las calles, detenciones sin revisión judicial, y abusos contra manifestantes», señala textualmente el informe, que está disponible íntegramente en su sitio web. 

En ese sentido, afirman que «hay centenares de preocupantes denuncias sobre uso excesivo de la fuerza en las calles y abusos contra detenidos tales como golpizas brutales y abusos sexuales que no pueden quedar impunes y deben ser pronta y rigurosamente investigadas y sancionadas”.

«Human Rights Watch entrevistó a más de 70 personas en Santiago y Valparaíso en noviembre. Algunas víctimas fueron heridas por perdigones disparados por escopetas o por el impacto directo de cartuchos de gases lacrimógenos disparados con armas antidisturbios; otras señalaron haber sufrido abusos policiales en las calles o en comisarías», agrega el informe.

La entidad recabó pruebas consistentes de que Carabineros utilizó la fuerza de manera excesiva en respuesta a las protestas e hirió a miles de personas, con independencia de si habían participado en hechos violentos o no.

Se descarta «violación sistemática a los DD.HH.»

Consultado por si existe una violación sistemática de Derechos Humanos, señaló que «para que una conducta o unos hechos puedan ser caracterizados como ‘sistemáticos’, no solo es suficiente y necesaria la reiteración de la conducta —en distintos escenarios, por distintos o los mismos agentes, en distintas circunstancias, durante un periodo específico— sino también hace falta que exista evidencia de que esa conducta reiterada —que puede corresponder a prácticas de abuso como las hemos descrito acá— obedece, son el fruto o se explican porque existe una especie de orden».

«Estamos hablando de un ataque, la expresión es ‘ataque’, ‘campaña’, ‘orden’ o una instrucción que está originada en las autoridades máximas que están dirigiendo. No tenemos esos antecedentes y responsablemente no podemos hacer ese tipo de inferencias», añadió.

Recomendaciones del informe

  • Revisar las facultades de detención por control de identidad de los carabineros para que haya garantías contra el uso arbitrario de la facultad de interceptar y detener personas, y que haya rendición de cuentas por su uso;
  • Asegurar que existan mecanismos internos de control para investigar y sancionar abusos y el uso indebido de armas menos letales por parte de Carabineros;
  • Reformar el sistema de disciplina de Carabineros para que las decisiones disciplinarias las adopte una autoridad que no esté en la cadena directa de mando de la persona implicada, y cerciorarse de que el personal que trabaja en asuntos internos no tenga que trabajar con aquellos a quienes ha investigado o sancionado, ni quedar subordinado a ellos;
  • Adoptar un protocolo junto con las autoridades de salud para que los detenidos sean sometidos a revisiones forenses independientes, que no se realicen frente a carabineros y ocurran a una distancia en la que no puedan ser escuchados;
  • Hacer cumplir la prohibición vigente sobre desnudamiento de detenidos en protestas y sancionar a aquellos que continúen con esta práctica;
  • Instalar cámaras en todas las áreas de todas las comisarías, tomando medidas para garantizar la privacidad de los detenidos, y establecer un sistema de almacenamiento de grabaciones que pueda ser empleado por autoridades judiciales o de otro tipo;
  • Suspender cualquier uso de perdigones —no solo durante manifestaciones— hasta que autoridades idóneas e independientes realicen un estudio adecuado de todos sus riesgos;
  • Estudiar el uso de equipos menos letales alternativos que minimicen las lesiones;
  • Reforzar el entrenamiento de todos los carabineros relacionado con armas menos letales para el control de manifestaciones, incluidas las Fuerzas Especiales, entre otras; y
  • Cerciorarse de que los carabineros cuenten con equipos de protección adecuados, tiempo de descanso y remuneración de horas extra.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: