Publicado el 09 de octubre, 2019

Comisión de Constitución de la Cámara acuerda invitar a presidentes de la Corte Suprema y el TC en medio de disputa

Autor:

Sebastián Edwards

El ministro de Justicia, Hernán Larraín, señaló esta tarde que «un conflicto de esta naturaleza, una contienda de competencias de esta índole es extraordinariamente delicada y grave, porque de alguna manera pone en cuestión nuestro ordenamiento constitucional».

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La comisión de Constitución de la Cámara de Diputados acordó invitar a los presidentes del Tribunal Constitucional y de la Corte Suprema, María Luisa Brahm y Haroldo Brito, respectivamente, en medio de la disputa entre ambos organismos.

«Por unanimidad en Comisión de Constitución acordamos invitar a Presidenta del Tribunal Constitucional y a Presidente de la Corte Suprema por contienda de competencia en relación a derechos fundamentales, en el marco de reforma al TC en trámite en esta comisión», informó el diputado Matías Walker (DC) 

Un diputado de la comisión informó a El Líbero que, debido a que es una invitación, la secretaría coordinará con ellos la fecha que más les acomode.

Gobierno califica disputa como «grave»

El ministro de Justicia, Hernán Larraín,  se refirió a la disputa entre la Corte Suprema y el Tribunal Constitucional, luego de que el máximo tribunal afirmara que puede revisar los fallos que emita el TC. 

Frente a esto, el secretario de Estado señaló que «la situación que se ha producido a raíz de un fallo de la Tercera Sala de la Corte Suprema con el Tribunal Constitucional nos preocupa. Nosotros creemos que un conflicto de esta naturaleza, una contienda de competencias de esta índole es extraordinariamente delicada y grave, porque de alguna manera pone en cuestión nuestro ordenamiento constitucional».

En la misma línea, agregó que » nosotros no somos como Gobierno un órgano llamado a dirimir esta contienda de competencias y no está resuelto en el orden constitucional nadie que lo haga, por eso es importante que sea las propias instituciones que busquen una solución a esta diferencia de opiniones».

En este sentido, aseguró que el gobierno espera que «eso resuelva un tema que se viene arrastrando desde hace algún tiempo, pero en todo caso, nos reservamos también el derecho en su momento de intervenir de una manera normativa, es decir, propiciando reformas constitucionales, cambio a la ley orgánica, propiciando leyes que puedan de alguna forma contribuir a resolver esta situación si acaso no lo han hecho ambas instituciones».

Además, señaló que no existe en la Constitución una «clara forma de resolver estas diferencias, hay muchas contiendas de competencias entre órganos del Estado que tiene camino de solución, pero ésta en particular no. Se supone que el TC tiene un ámbito específico de competencias, dictaminado por la Constitución y que la Corte Suprema tiene otro, y que por lo tanto, no debería haber traslape de funciones».

Brito descarta quiebre

Esta mañana, el presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, señaló que “el problema consiste en una resolución de una de las salas de esta corte y eso es todo lo que hay. No significa que la Corte como tribunal, comprometiéndose completamente en el tema, haya tomado una decisión que afecte al Tribunal Constitucional. Es un asunto particular que ha sido resuelto de la manera que ustedes conocen”.

En esa línea, agregó que «la forma que surge la decisión es la usual, es una causa más, con una trascendencia muy particular, desde luego, pero es un asunto jurisdiccional es una de las tantas más que se resuelve en este tribunal”. 

“La jurisprudencia de los tribunales es un proceso más largo que una sola decisión. Es un proceso que va haciéndose con el concurso de los abogados, de las opiniones jurídicas, y alcanza su desarrollo pleno. Esto es una resolución y yo no podría anunciar que será sostenida ni mucho menos que será la única que se va a producir”, sostuvo Brito.

En este sentido, aseguró que «la reacción del TC, de sectores de la academia, significa que hay un debate sobre la cuestión de que se trata. Y se resuelve del modo que operan los tribunales, a través de resoluciones, cuando se hacen reiteradas, tienden a afincarse”.

“Yo creo que la solución está en que se produzca un entendimiento, una comprensión del tema. Aquí no estamos enfrentados a un quiebre de la estructura jurisdiccional del país. Eso lo veo de manera clara. Hay que estar a la espera de que salgan nuevos casos”, remarcó.

Declaración del TC

Ayer desde el Tribunal Constitucional afirmaron que «el Tribunal Constitucional no está sujeto a la superintendencia de la Corte Suprema”. 

Además, añadieron que  “nos sorprenden los argumentos de la mayoría de dicha sala, que pretenden rediseñar el esquema de competencias constitucionales, en particular habilitando el recurso de protección contra sentencias del Tribunal Constitucional, otorgando competencias al juez ordinario para revisar qué parte del contenido de nuestras sentencias es vinculante y, en consecuencia, sugiriendo que actuamos fuera de la Constitución”.

En el mismo tono, subrayaron que «el Tribunal Constitucional, al dictar la sentencia contra la cual se recurrió de protección, actuó dentro de la esfera de su competencia otorgada por la Constitución, siendo improcedente habilitar el recurso de protección para revisar o invalidar sentencias del TC”. 

“No está en juego quién tiene la última palabra, conforme al principio de separación de poderes, sino como testimonio de lealtad a nuestro juramento o promesa de respetar la Constitución”, remataron.

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más