Publicado el 16 de octubre, 2019

Cubillos insiste en que haya un fiscal exclusivo para investigar hechos de violencia en el Instituto Nacional

Autor:

Emily Avendaño

La ministra de educación tuvo una reunión con los apoderados de dos de los tres centros de padres que hacen vida en el liceo emblemático. Subrayó que «los hechos de violencia demuestran niveles de preparación, financiamiento y coordinación, tanto desde dentro como desde afuera de la institución».

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, se reunió con dos de los tres centros de apoderados del Instituto Nacional, para abordar la situación del colegio, que ayer sufrió un incendio en la oficina de inspectoría, provocado por un grupo de encapuchados.

«Los hechos de violencia demuestran niveles de preparación, financiamiento, coordinación, tanto desde dentro como de afuera del colegio. Estos hechos exigen y ameritan con urgencia una investigación profunda para dar pronto con todos los responsables. Quiero volver a reiterar la petición del gobierno de tener un fiscal exclusivo en esta materia», señaló la ministra.

Ayer mismo, el Gobierno informó que presentó una querella y solicitó un fiscal especial para que se investigue estos  hechos. «No es razonable que se diluya los esfuerzos investigativos y que se indague por un lado los desórdenes, por otro las amenazas, por otro las molotov. Creemos que hechos de esta envergadura ameritan una investigación rápida, eficaz, profunda, centrada en un solo fiscal y en una sola línea de investigación», dijo Cubillos.

La secretaria de Estado se solidarizó con la dirección del colegio, sus profesores y apoderados quienes le señalaron que han entregado en diversas oportunidades antecedente, pruebas, fotografías, «pese a las amenazas que sufren», sin que aún se haya podido dar con los responsables. «Uno comparte con los apoderados la frustración que ellos transmiten», afirmó.

«Una violencia de esta magnitud durante meses, evidentemente tiene un financiamento detrás. Creemos que Fiscalía y el Ministerio Público deben acelerar una investigación que pueda dar con todos los responsables». Concluyó diciendo que no se trata de un petitorio estudiantil o de una causa estudiantil: «Hablamos de violencia extrema que utiliza como espacio un colegio que es el emblema de la educación pública en Chile y de la meritocracia que ha permitido que jóvenes de clase media tengan la mejor educación posible. Esto es violencia ideologizada que trata de destruir un emblema de la educación publica».