Publicado el 03 de mayo, 2019

Conferencia Episcopal valora acuerdo alcanzado con el Ministerio Público y lamentan denuncias en contra de Renato Poblete

Autor:

Sebastián Edwards

En la cita realizada en Punta de Tralca, los obispos abordaron otras materias como el secreto en el sacramento de confesión y la legislación en eutanasia.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hoy terminó el consejo de obispos celebrado en Punta de Tralca, instancia en la que abordaron el convenio de la CECh con la Fiscalía, el testimonio de una persona abusada por el sacerdote Renato Poblete, los procesos de reflexión al interior de la Iglesia y la preocupación por algunos asuntos relevantes de la vida social y de debate público.

En cuanto a la colaboración pactada junto al Ministerio Público, la Conferencia Episcopal afirma que «se trata de un procedimiento habitual de la Fiscalía Nacional con diversas instituciones permanentes del país. Con este convenio, que surge desde la preocupación por alcanzar verdad y justicia para las víctimas, nos obligamos a una cooperación eficaz de manera que toda denuncia llegue al Ministerio Público, incluso en aquellos casos que la ley no nos obliga».

Afirman que con este acuerdo «se favorece el intercambio de información concerniente a todas las investigaciones respecto de delitos sexuales cometidos por clérigos diocesanos en contra de niños, niñas o adolescentes, o de personas en situación de discapacidad al momento de los hechos, protegiendo la confidencialidad a los denunciantes que lo solicitan y respetando la legislación vigente».

En la misma línea, agregan que «respecto de personas consagradas pertenecientes a congregaciones religiosas, sociedades de vida apostólica e institutos seculares, cada institución podrá adherir formalmente a este convenio».

Respecto a las denuncias de abuso sexual en contra del sacerdote Renato Poblete, los religiosos señalan que «el abuso por parte de consagrados es una herida que nos sigue estremeciendo. En estos días hemos conocido, por un medio de comunicación, el horror que ha vivido una víctima de abuso por parte del sacerdote Renato Poblete. Nadie merece vivir lo que ella y tantos otros han vivido. Esto renueva nuestro compromiso de seguir escuchando y acogiendo el testimonio de víctimas y sobrevivientes de abuso, para aprender de ellos y de sus vidas».

Por otro lado, los obispos expresan su disposición a aportar, con humildad, la visión cristiana de la vida y de la muerte, a propósito de iniciativas de ley sobre eutanasia, suicidio asistido y cuidados paliativos.

En este sentido, afirman que «para la Iglesia, tanto la eutanasia como el encarnizamiento terapéutico no respetan la dignidad de la persona humana. Todos tenemos la experiencia de que la vida es un don. Por eso, nadie es dueño de negarla ni de arrebatarla. Estamos ante un tema de honda complejidad frente al cual el papa Francisco nos ha invitado a defender con mucha fuerza a esos hermanos y hermanas que la sociedad considera “descartables”.

En la misma línea, agregan que «una sociedad humanizadora es aquella que es capaz de hacerse cargo de los enfermos para hacer más humana su existencia golpeada por el sufrimiento y también la vida de los familiares que los atienden. Esperamos que sobre esta delicada materia haya un amplio debate nacional, que acoja todas las opiniones».

De acuerdo al secreto en el sacramento de la confesión, la Conferencia Episcopal lo cataloga como «inviolable, como inviolable es la conciencia de quienes acuden a confesar sus pecados para, arrepentidos, disponerse a repararlos asistidos por la gracia de Dios que nos ofrece su perdón».

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: