Publicado el 02 de octubre, 2019

Condenan a Cristián Labbé a tres años de cárcel efectiva por delitos de tormentos en 1973

Autor:

Sebastián Edwards

El ex alcalde de Providencia es condenado como autor del delito de aplicación de tormentos de Harry Edwards Cohen Vera, en la localidad de Panguipulli.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Temuco, Valdivia, Puerto Montt y Coyhaique, Álvaro Mesa Latorre, condenó al coronel de Ejército en retiro Cristián Labbé , como autor del delito de aplicación de tormentos de Harry Edwards Cohen Vera.

Mesa condenó al ex oficial del Ejercito a la pena efectiva de tres años y a las accesorias legales correspondientes a la suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de la condena.

Además, ordenó al Fisco  a pagar una indemnización de 30.000.000 a Cohen Vera, por concepto de daño moral producto los apremios ilegítimos sufridos en su persona.

En el fallo, se asevera que «en la localidad de Panguipulli, al mando del referido general y de otros oficiales de los Regimientos Maturana, Cazadores y Membrillar de Valdivia, entre otros, se apostó un fuerte contingente militar a cargo de comandar la reserva estratégica de la unidad. Que para estos efectos, el lugar destinado fue una escuela de la ciudad; la cual además se utilizó como centro de detención para las diferentes personas que se encontraban en calidad de detenidos políticos de los diferentes lugares de la zona».

Además, se afirma que irrumpió en su domicilio «un grupo indeterminado de militares «boinas negras» los cuales procedieron a allanar el lugar y a detener a don Harry Cohen Vera conjuntamente con don Jaime Rozas González, los cuales fueron inmediatamente trasladados hasta el retén de Carabineros de Futrono, lugar donde permanecieron aquella noche para posteriormente ser conducidos por personal militar, hasta un helicóptero que se encontraba posado en la plaza de la ciudad, momento en que se pudo percatar además de la presencia de otras personas en calidad de detenidas».

“La víctima fue retirada de su celda con los ojos vendados y con un saco a modo de capucha sobre la cabeza, amarrado de pies y manos, siendo transportado en un camión hacia un lugar que aparentemente pudiera corresponder a una bodega. Que en estas circunstancias fue colgado con las manos atadas a la espalda, permitiéndole apoyarse sólo con la punta de sus dedos al suelo. Que en ese momento es interrogado por 3 militares, respecto de los cuales pudo identificar la voz de aquel oficial corpulento descrito en el punto precedente (Labbé), quien en forma burlesca realizaba reiterados alcances a su origen semita. Que en dicho interrogatorio conectaron electrodos en su tobillo y muñecas, los cuales en forma sistemática producían descargas eléctricas cada vez más intensas, al mismo tiempo en que era interrogado”, sentenció Mesa.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más