Publicado el 15 de noviembre, 2019

Partidos firman de madrugada acuerdo transversal para resolver la crisis

Autor:

Sebastián Edwards

El presidente del Senado, Jaime Quintana, junto a los dirigentes de los partidos de Chile Vamos y de la oposición, dio a conocer los detalles del acuerdo transversal para la paz y una nueva Carta Magna.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), acompañado de los presidentes de Chile Vamos y de la oposición,  llegaron a un acuerdo transversal para una nueva Constitución, en respuesta al llamado a buscar la paz y la justicia que hizo el Presidente Sebastián Piñera.

El proceso de llevará a cabo a través de un plebiscito de entrada que entrará en vigencia durante abril del próximo año. La consulta será la siguiente: Si se quiere una nueva Constitución o no  y cuál será el mecanismo, o convención constitucional mixta o una convención totalmente nueva.

Desde el Poder Legislativo expusieron los puntos del documento:

1. Los partidos que suscriben este acuerdo vienen a garantizar su compromiso con el restablecimiento de la paz y el orden público en Chile y el total respeto de los derechos humanos y la institucionalidad democrática vigente.

2. Se impulsará un Plebiscito en el mes de abril de 2020 que resuelva dos preguntas:
a) ¿Quiere usted una nueva Constitución? Apruebo o Rechazo
b) ¿Qué tipo de órgano debiera redactar la nueva Constitución? Convención Mixta Constitucional o Convención Constitucional.

3. La Convención Mixta Constitucional será integrada en partes iguales por miembros electos para el efecto, y parlamentarios y parlamentarías en ejercicio.

4. En el caso de la Convención Constitucional sus integrantes serán electos íntegramente para este efecto. La elección de los miembros de ambas instancias se realizará en el mes de octubre de 2020 conjuntamente con las elecciones regionales y municipales bajo sufragio universal con el mismo sistema electoral que rige en las elecciones de Diputados en la proporción correspondiente.

5. El órgano constituyente que en definitiva sea elegido por la ciudadanía, tendrá por único objeto redactar la nueva Constitución, no afectando las competencias y atribuciones de tos demás órganos y poderes del Estado y se disolverá una vez cumplida la tarea que le fue encomendada. Adicionalmente no podrá alterar los quórum ni procedimientos para su funcionamiento y adopción de acuerdos.

6. El órgano constituyente deberá aprobar las normas y el reglamento de votación de las mismas por un quórum de dos tercios de sus miembros en ejercicio.

7. La Nueva Constitución regirá en el momento de su promulgación y publicación derogándose orgánicamente la Constitución actual.

8. Una vez redactada la nueva Carta Fundamental por el órgano constituyente ésta será sometida a un plebiscito ratificatorio. Esta votación se realizará mediante sufragio universal obligatorio.

9. Las personas que actualmente ocupan cargos públicos y de elección popular cesarán en su cargo por el sólo ministerio de la ley al momento de ser aceptada su candidatura por el Servicio Electoral al órgano constituyente. Los miembros del órgano constitucional tendrán una inhabilidad sobreviniente para ser candidatos y candidatas a cargos de elección popular por un año desde que cesen en su mandato.

10. Los partidos que subscriben el presente acuerdo designarán una Comisión Técnica, que se abocará a la determinación de todos los aspectos indispensables para materializar lo antes señalado. La designación de los miembros de esta Comisión será paritaria entre la oposición y el oficialismo.

11. El plazo de funcionamiento del órgano constituyente será de hasta nueve meses, prorrogable una sola vez por tres meses. Sesenta días posteriores a la devolución del nuevo texto constitucional por parte del órgano constituyente se realizará un referéndum ratificatorio con sufragio universal obligatorio. En ningún caso éste podrá realizarse sesenta días antes ni después de una votación popular.

12. El o los proyectos de reforma constitucional y o legal que emanan de este Acuerdo serán sometidos a la aprobación del Congreso Nacional como un todo. Para dicha votación los partidos abajo firmantes comprometen su aprobación.

El senador Quintana señaló que «esta respuesta que están dando transversalmente todos los partidos que aquí nos acompañan es una muestra que busca señalar un camino de profundización democrática, de una salida pacífica a la crisis, de construir un verdadero contrato social, y eso ha sido posible gracias a la ciudadanía que ha estado movilizada».

Por medio de su cuenta de Twitter, el ministro del Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel, catalogó este hito como «un momento histórico. Hoy tenemos un Acuerdo por La Paz Social y la Nueva Constitución, con el cual empezaremos a construir nuestro nuevo pacto social. Hemos tenido días difíciles. Todos hemos escuchado, todos hemos aprendido. Gracias a todos quienes lo hicieron posible».

En esa línea, agregó que «este acuerdo es un primer paso histórico y fundamental para poder conseguir un nuevo pacto social». Y añadió: «estamos seguros que esta acuerdo por la paz y una nueva Constitución nos harán un país más inclusivo y lo más importante, un país más unido».

En el mismo tono, la ministra vocera de gobierno, Karla Rubilar, afirmó que «el Presidente decidió optar por la paz, optar por el diálogo. Esa decisión fue una decisión que fue muy bien recibida. Una vez más la ciudadanía nos dio ejemplo de como actuar».

«El Parlamento estuvo completamente a la altura. Se lo debíamos a la gente y a las personas y hoy día tenemos una oportunidad histórica de formar una Constitución de la que todos se sientan parte. Esa Constitución tiene que ser muy participativa (…) es urgente responder las urgencias sociales que están en el Parlamento», sostuvo Rubilar. Y agregó que «este es un día histórico para Chile. Hoy día todos ganamos y esa es la señal más clara que podemos tener». 

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: