Publicado el 20 de mayo, 2019

Ministro de Hacienda por bajo crecimiento económico: «No estamos satisfechos, pero confiados en que la economía va a recuperar fuerzas»

Autor:

Sebastián Edwards

Según el Banco Central, la demanda interna creció 2,8%, por sobre el crecimiento del producto interno bruto (PIB). Esta cifra se ubica bajo las expectativas de crecimiento que esperan desde el gobierno.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El Banco Central dio a conocer de Informe de Cuentas Nacional del primer trimestre de este año (enero-marzo).

Según el ente emisor,  la actividad económica creció 1,6% con respecto a igual período de 2018. Por su parte, la demanda interna creció 2,8%, por sobre el crecimiento del producto interno bruto (PIB).

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, afirmó que «este año vamos a ir de menos a más, no estamos satisfechos con este crecimiento pero estamos convencidos que la economía se va a recuperar con fuerza, especialmente durante el segundo semestre de este año».

En la misma línea, agregó que «este bajo crecimiento ocurre en un escenario en que hemos tenido cuatro revisiones a la baja de la proyección de crecimiento para la economía mundial, en un escenario en que estamos enfrentando las consecuencias de la guerra comercial entre Estados Unidos y China».

«Desde el gobierno estamos haciendo todo lo que podemos para que la economía se recupere», afirmó el secretario de Estado. 


El resultado del PIB ajustado no mostró variación con respecto al trimestre anterior. La mayor incidencia negativa
provino de minería, actividad que anotó también la mayor caída trimestral. En tanto, la actividad no minera creció 0,5%, donde destacaron las incidencias positivas de servicios empresariales y personales y las negativas de la industria manufacturera y agropecuario-silvícola-pesca.

Desde la perspectiva del gasto, el PIB se vio impulsado por una mayor demanda interna, efecto que fue parcialmente compensando por una caída en las exportaciones netas. La demanda interna creció 2,8% , incidida principalmente por el consumo, en particular, de hogares. La inversión también contribuyó al resultado, tras el alza de la formación bruta de capital fijo (FBCF) y, en menor medida, de una mayor acumulación de existencias, que alcanzó un ratio de 1,5% del PIB, a precios del año anterior.

Respecto del comercio exterior de bienes y servicios, las exportaciones cayeron 1,8% y las importaciones crecieron 2,3%, ambas reflejo del desempeño del componente de bienes. En el caso de las exportaciones, el resultado se explica
por una caída en los envíos mineros. En el caso de las importaciones, aumentó tanto el componente de bienes como el de servicios, informa el ente emisor.

Según el boletín del Banco Central, en términos desestacionalizados, la demanda interna creció 0,2% con respecto al trimestre anterior. Destacó en este resultado la contribución del consumo, en particular del gasto en servicios por parte de los hogares. En contraste, las mayores incidencias negativas se registraron en la inversión en maquinaria y equipos y en la variación de existencias. En resumen, el efecto del gasto interno determinó el aumento del PIB, en tanto las exportaciones netas incidieron de forma marginal a la baja.

El ingreso nacional bruto disponible real (INBDR) creció 1,8%, tras hacerlo en 1,2% el trimestre anterior. En el resultado incidieron principalmente las rentas del exterior, donde aumentaron tanto las pagadas como las recibidas, predominando el efecto de estas últimas; en tanto los términos de intercambio no presentaron una variación significativa.

Consultado por el 4% adicional de la reforma previsional, Larraín reiteró que va a estar a cargo de un ente público y no por parte de una AFP.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más