Este martes, el Presidente Sebastián Piñera presidió desde el Palacio de La Moneda, y de modo telemático, el proceso de cierre de la central termoeléctrica Ventanas 1, ubicada en Puchuncaví.

El Mandatario estaba acompañado por los ministros de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, y de Economía, Lucas Palacios; mientras que en Ventanas estaba el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet.

Se trata de una medida que forma parte del plan de Gobierno para descarbonizar la matriz energética y avanzar en el compromiso de que Chile sea carbono neutral para 2050. «Hoy vamos a dar un gran paso en esa dirección… Esta energía carbón, que vamos a dejar de producir, que son energías sucias, porque genera muchas emisiones, que producen gases de efecto invernadero que son la causa del cambio climático y el calentamiento global, las vamos a reemplazar por energías limpias y renovables, que obtenemos del Sol, el Mar, el viento y la tierra», aseguró.

Es la cuarta central cerrada, porque antes se clausuró una en Tocopilla, otra en Tarapacá y, adicionalmente, una se cerrará esta semana en Coronel. «En Chile, hoy tenemos 28 centrales termoeléctricas a carbón, que representan cerca del 40% de nuestra matriz energética. Estas centrales están ubicadas en 6 comunas de nuestro país: Iquique, Tocopilla, Mejillones, Huasco, Puchuncaví y Coronel, y generan más de un cuarto del total de emisiones de efecto invernadero de nuestro país», explicó.

El Presidente afirmó que el Gobierno, a través de un acuerdo con las empresas eléctricas, puso en marcha un plan para eliminar gradualmente las centrales térmicas a carbón de nuestro país. «Este plan contempla un retiro responsable y sostenido en el tiempo, de forma de proteger el medio ambiente, y al mismo tiempo, asegurar el abastecimiento y garantizar un costo justo de la energía, y reemplazar los empleos perdidos por estos cierres«.

En junio de 2019, el Jefe de Estado anunció el plan de cierre de centrales a carbón, el cual se inició con un acuerdo con las empresas Aes Gener, Colbún, Enel y Engie.

Este contempló, originalmente, una primera etapa que consideraba el cierre de las ocho termoeléctricas más antiguas del país, localizadas en las comunas de Iquique, Tocopilla, Puchuncaví y Coronel, para 2024. «Estamos acelerando ese plan, y por eso hemos adelantado ya el retiro de tres centrales: Mejillones 1, Mejillones 2 y Bocaminas, lo cual va a significar que vamos a poder cerrar 11 centrales térmicas a carbón antes del año 2024», detalló.

Para la realización del plan se consideraron variables ambientales, impactos económicos y sociales, así como la experiencia internacional. «Actualmente tenemos proyectos de inversión en energías limpias y renovables por más de US$ 28 mil millones, que nos permitirán avanzar desde el 44% que representan estas energías en nuestra matriz energética hoy hasta el 70% el año 2030. De hecho, hoy día los proyectos de generación en base a energías limpias y renovables representan cerca del 95% del total de los proyectos de energía de nuestro país», dijo.

El Jefe de Estado precisó que uno de los desafíos más grandes que enfrentados por la humanidad es el calentamiento global y el cambio climático: «Chile es una de las 10 naciones más vulnerables del mundo al cambio climático porque reúne siete de las nueve condiciones de vulnerabilidad definidas por el Panel de Expertos de Naciones Unidas».

Explicó que, por estas razones, están tramitando en el Congreso la Ley Marco de Cambio Climático. «Será la columna vertebral de nuestra acción contra el cambio climático y el calentamiento global, pero por sí sola no será suficiente y requiere medidas eficaces y urgentes», agregó.