El resguardo de los chilenos residentes en Ucrania ha sido una de las preocupaciones de las autoridades nacionales. En medio de los incesantes ataques a manos de las las tropas de Vladimir Putin, a más de 13.000 kilómetros de distancia, el Presidente Sebastián Piñera se refirió al estado de los compatriotas y las gestiones que ha realizado el gobierno para proteger a la población. «Quiero decirles con mucha alegría que hoy día empezaron a cruzar las primeras familias chilenas, cinco familias ya han cruzado desde Ucrania hacia Polonia asistidos y ayudados por nuestros cónsules y por nuestra Embajada en Polonia«, confirmó el Mandatario.

Asimismo, aseguró que quienes habían cruzado al país vecino eran las familias de Gonzalo Sáenz, Enrique Loyola, Rodrigo Bravo, Luis Espinoza y Carlos Mena. Sin embargo, precisó que a pesar del traslado, los cónsules volverían a Ucrania, específicamente a la frontera,  al Paso Hrebenne, que es por donde sería más seguro concretar dicha travesía. «Por eso vamos estar siempre como Chile y como país colaborando y ayudando para proteger la vida, la seguridad y la calidad de vida de nuestros compatriotas, en cualquier parte del mundo».

En la misma línea, el Presidente aseguró que son aproximadamente 50 compatriotas, más sus familias, quienes actualmente residen en Ucrania, chilenos de los que el gobierno habría contactado y se habría preocupado «desde el primer minuto». «Les hemos pedido a nuestros cónsules que vayan a Ucrania, que vayan a la frontera de Ucrania para ayudar a los chilenos y a sus familias a poder evitar los riesgos que significa una guerra y poder buscar la seguridad, primero, en Polonia y después, según como sean las circunstancias, podemos pensar en eventualmente que regresen a Chile», aseveró el Jefe de Estado.

El escenario internacional

Con respecto a la situación en Ucrania, la autoridad reiteró su categórica condena a la invasión rusa a Ucrania, «porque eso significa no solamente violar la soberanía, la integridad territorial de un país independiente como es Ucrania, sino que además ha significado romper y violentar todos los acuerdos, el derecho internacional, los Acuerdos de Minsk donde participó Rusia y que fueron ratificados por Naciones Unidas», dijo.

Horas antes y tras la invasión militar el Presidente manifestó a través de su cuenta de Twitter el rechazo a la acción armada de Putin y puso en escena la importancia de respetar el derecho internacional, la seguridad y la vida de las personas inocentes.

Desde las obras de construcción del puente Chacao –que conectará Puerto Montt con Chiloé–, el Mandarario habló de las consecuencias devastadoras de la guerra: «Una guerra sólo significa dolor y muerte, ya han muerto muchas personas y probablemente van a seguir muriendo personas inocentes, y eso es inaceptable en el siglo XXI. Pero, además de eso, esto va a afectar al mundo entero, va a afectar el desarrollo, va a afectar la calidad de vida».