A finales de agosto la Comisión de Reglamento de la Convención Constitucional rechazó una indicación presentada por convencionales de Vamos por Chile que buscaba que ya desde esa instancia quedasen integrados distintos derechos a ser abordados por la futura Comisión sobre Derechos Fundamentales de la Convención. Entre ellos se encontraba la libertad de enseñanza, y el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos.

El presidente Sebastián Piñera se refirió hoy al tema y publicó en su cuenta de Twitter que los padres tiene «el deber y derecho» de educar a sus hijos, criticando que una mayoría de constituyentes «al no reconocer este derecho, están debilitando gravemente a la familia».

El Jefe de Estado agregó: «El Estado debe colaborar en esta misión, pero nunca pretender reemplazarlos».

En su momento organizaciones como Acción Educar calificaron la decisión de la Convención como «un mal precedente», y desde la Confepa apuntaron que “la Convención le está dando con una puerta en la cara a padres y apoderados”, además de decir que se trató de «una decepción».

El ministro de Educación Raúl Figueroa se sumó al tema señalado por el Presidente. «Entendemos que esos temas van a estar presentes en la discusión general, pero creo que la señal que se dio al excluirlo de la comisión de Reglamento es negativa, porque la libertad de enseñanza, el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos, son derechos fundamentales que han estado siempre consagrados en nuestra legislación», dijo.  «Es un tema que debe estar siempre presente», insistió en su cuenta de Twitter.

Por la misma red social, Jaime Bassa, vicepresidente de la Convención Constitucional, salió al paso de los dichos del Jefe de Estado y dijo que «la constituyente no ha iniciado las discusiones de fondo sobre los contenidos constitucionales. La discusión sobre el catálogo de derechos se llevará adelante en la Comisión respectiva».

En horas de la tarde, el Presidente Piñera volvió a referirse al tema: «La libertad de enseñanza y el derecho y deber de los padres a educar y formar a sus hijos están contemplados en tratados internacionales suscritos por Chile y son valores compartidos por una inmensa mayoría de chilenos. La defensa de estos valores es una causa noble y valiosa».