Esta mañana el Presidente Sebastián Piñera, acompañado de Cecilia Morel, y los ministros Karla Rubilar, Juan José Ossa, Jaime Bellolio y  Rodrigo Cerda, anunció el reforzamiento de la Red de Protección Social para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

El anuncio, que se da un día antes del inicio del debate en el Congreso de un posible cuarto retiro, indica que el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), se extenderá durante los meses de octubre y noviembre, de forma de proteger y llevar alivio a las familias chilenas. «Dado que el Ingreso Familiar de Emergencia Universal se paga al mes siguiente, en los meses de noviembre y diciembre, las familias beneficiadas recibirán el 100% del IFE Universal», precisó el Jefe de Estado.

Asimismo, el mandatario comunicó que se implementará un IFE Laboral, que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre. Se trata de un Subsidio Mensual que se pagará directamente a todos los trabajadores que encuentren un empleo formal durante este año 2021 y se sumará a las remuneraciones que ellos obtengan. «Con este IFE Laboral se espera incentivar la creación de 500 mil nuevos empleos formales, y especialmente, empleos para mujeres», agregó el presidente Piñera.

Para las mujeres, las cuales han sido las más afectadas por las pérdidas de empleo, el monto de este Subsidio al Trabajo pagará un 60% de su remuneración, con un tope mensual de $ 250 mil. En el caso de los hombres, este Subsidio será del 50% de la remuneración, con un tope de $ 200 mil mensuales. 

Adicionalmente, el mandatario explicó que también se fortalecerá el apoyo a los microempresarios, «a través del robustecimiento de los Programas del Fondo de Solidaridad e Inversión Social (Fosis), ayudando así a 200 mil microempresarios».

Cabe destacar que desde Chile Vamos pedían la extensión del IFE universal para evitar nuevos retiros de los fondos de pensiones. Los retiros que ya se han efectuado suman cerca de $50 mil millones, y según cálculos de la Superintendencia de Pensiones, de aprobarse un cuarto retiro, unos 5,5 millones de afiliados quedarían sin saldo en sus cuentas.