«Lo primero es señalar que hoy se completa una dotación importante de Carabineros. Además se va a realizar un plan de intervención inmediata en los barrios de mayor tasa delincuencial, de mayor conflicto. Eso se va a implementar a partir de hoy día».

Estas fueron parte de las declaraciones que ofreció el Ministro de Interior, Rodrigo Delgado, al concluir una reunión que sostuvo con varios gremios de Iquique, ciudad a la que se trasladó la mañana de este martes luego de las intensas jornadas de manifestaciones que se han registrado en la Región de Tarapacá, debido a la crisis migratoria que se avivó luego de que un grupo de venezolanos agrediera a Carabineros en medio de un control.

«Este compromiso es hasta de 11 de marzo, hasta el momento en el que nosotros seamos responsables», advirtió Delgado, quien detalló que los carabineros que ya van rumbo a esa ciudad en un vuelo comercial son 25, que sumados con otros funcionarios que han comenzado a ejercer sus labores en esa región, completarían un grupo de 80 uniformados adicionales.

El jefe de la cartera de Interior señaló además que en la reunión en cuestión se efectuó un contacto vía Zoom con el presidente Sebastián Piñera, quien en esa comunicación informó sobre un aumento de recursos para la Fscalía de esa región.

El ministro también señaló que a finales de febrero o a más tardar a principios de marzo habrá un vuelo en el que saldrán de Chile los migrantes que por ley deban ser expulsados. «Todo extranjero que cumpla las condiciones para ser expulsado será notificado de la expulsión», dijo.

«Nos gustaría tener un apoyo mucho más nítido de las autoridades bolivianas, que es prácticamente inexistente», agregó.

Ya desde ayer el ministro había informado que darían luz verde a las expulsiones. “Así como la migración puede ser un derecho, también es el derecho de un país fijar las condiciones de ingreso. Seguiremos con las expulsiones», había dicho Delgado.