Luis Arce, ex ministro de Economía de Evo Morales, asumió como Presidente de Bolivia. Arce es calificado como uno de los cerebros del crecimiento boliviano en este siglo. El actual Presidente ganó las elecciones el pasado 18 de octubre, luego de la abrupta renuncia del ex presidente Evo Morales, en medio de protestas sociales.

Este domingo, el economista de izquierda Luis Arce de 57 años, asumió la presidencia de Bolivia con el fin de lograr una reconciliación, reactivar la economía. Arce ganó las elecciones del 18 de octubre en primera vuelta con un contundente 55% de los votos, superando ampliamente a su principal rival, el centrista Carlos Mesa.

Durante el juramento, Luis Arce, afirmó que «Bolivia fue escenario de una guerra interna» y agregó que su gobierno «trabajará orientado en el presente y futuro, sirviendo al pueblo boliviano, a intereses colectivos y no a intereses mezquinos individuales. Somos un gobierno que nació en las urnas». Llamó a la unión como país, «todos somos Bolivia», dijo.

Con un 55% de los votos a su favor, Arce agradeció la gran participación por parte de las personas y recalcó que «hoy estamos aquí, para enviar un mensaje de esperanza a todas las naciones que conforman Bolivia, a esas mujeres y hombres valientes que salen día a día a luchar para superar esta difícil situación«.

Bolivia, al igual que muchos países de Latinoamérica, ha sufrido los efectos de la pandemia del Covid-19, ante esto, el nuevo presidente de país, indicó, en su primer mensaje presidencial, que «afrontaremos los cambios necesarios y recuperaremos la justicia social». 

A la ceremonia presidencial asistieron diversas autoridades internacionales: Rey Felipe VI de España acompañado de Pablo Iglesias, Secretario general de Podemos, Iván Duque, presidente de Colombia, Mario Abdo, presidente de Paraguay y Alberto Fernández, presidente de Argentina. La delegación chilena, encabezada por el canciller Allamand, también asistió al cambio de mando esta mañana.

Evo Morales confirmó este sábado que regresará a Bolivia el lunes, después de un año de renunciar al cargo tras perder el apoyo de las fuerzas armadas en medio protestas en su contra y denuncias de fraude electoral.