La tarde de este lunes, Joe Biden defendió su decisión de retirar las tropas militares norteamericanas de Afganistán, ante los comentarios que responsabilizan a Washington de dejar solo al país asiático, luego de que los talibanes se apoderaran de la capital de Kabul, lo que propició la huida del mandatario afgano, Ashraf Ghani.

Biden indicó que «he hablado durante muchos años que nuestra misión debe ser concentrada contra el terrorismo, no contra insurgencia o crear una nación»

«Hoy la amenaza del terrorismo ha hecho metástasis mucho más allá de esto. Estas amenazas han sido parte de nuestra atención y ha tenido mucho de nuestros recursos. Hemos desarrollado misiones contra terroristas en múltiples países donde no tenemos fuerza militar permanente», continuó hablando el presidente norteamericano.

En su discurso, Biden explicó: «Cuando asumí el cargo tuve que valorar un acuerdo que hizo el presidente Trump con el califato. Las fuerzas, el 1 de mayo tenían que salir, unos tres meses después», agregando que «o cumplíamos del acuerdo de sacar a nuestras fuerzas de allá o escalábamos ese conflicto y enviábamos a más tropas a combatir en Afganistán, entrando en la tercera década de conflicto».

En esa línea, agregó que respaldaba por completo su decisión. «Después de 20 años, he aprendido de la manera más dura que nunca habría un buen momento para retirar las tropas estadounidenses. Por eso todavía estamos allí, claramente sabíamos cual era el riesgo», continuó Biden, reconociendo que «el avance talibán se desarrolló más rápido de lo que anticipamos», remarcó.

Otro punto que también fue reconocido por el presidente estadounidense fue que la misión que desarrollaban en aquel país, no tenía que ver con crear una democracia unificada y centralizada: «Nuestra misión en Afganistán no era construir una nación, ni crear una democracia unida. Nuestro único interés nacional en Afganistán ha sido y sigue siendo prevenir un ataque terrorista en Estados Unidos», señaló.

En este sentido, Joe Biden sostuvo que «las tropas estadounidenses no pueden y no deberían luchar y morir en una guerra que las fuerzas de Afganistán no están dispuestos a luchar por ellos mismos. No voy a repetir los errores que hemos cometido en el pasado, errores de quedarnos y luchar de manera indefinida en un conflicto que no es para el interés nacional de EE.UU».

El presidente del país estadounidense indicó que defenderá a su gente con «fuerza devastadora» si los talibanes atacan a personal estadounidense o sabotean la evacuación de Afganistán.

«Vamos a continuar apoyando al pueblo afgano», recalcando que «la forma de hacerlo no es a través del despliegue militar, sino a través de la diplomacia. Es un error pedir que las fuerzas estadounidenses aumenten cuando las propias fuerzas armadas de Afganistán no están dispuestos a hacerlo»

Del mismo modo, reiteró: «Le pido a aquellas personas que piensan que debimos habernos quedado, cuántas generaciones de estadounidenses, hijos e hijas, quieren que yo mande a luchar a la guerra civil de Afganistán».

«Soy presidente de Estados Unidos y aquí se termina la responsabilidad, no me arrepiento de mi decisión de salir de Afganistán, y mantengo mi misión contra el terrorismo. Vamos a finalizar la guerra más larga de Estados Unidos después de 20 años de derramamiento de sangre», concluyó Biden.

Frente a esto, el canciller de Chile, Andrés Allamand, ofreció ayuda para evacuar a las mujeres afganas líderes de los derechos humanos, tras la toma por parte de los talibanes.

«Cancillería trabaja con países amigos y ONG para ayudar a evacuar de Kabul a mujeres líderes de organizaciones de Derechos Humanos», afirmó Allamand en un comunicado oficial.

Según el jefe de la cartera, «La evacuación física de las personas no está en las manos de Chile, pero sí lo está la ayuda en la fase posterior a la misma», añadió.