El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó este viernes que en julio el Índice de Precio al Consumidor (IPC), anotó un aumento mensual de 0,8%, acumulando 2,8% en lo que va del año.

Con esto, la cifra supera con creces las expectativas del mercado que asumían un incremento de 0,4% y se ubica como el más alto desde octubre 2019.

El informe publicado por el INE explica que en doce meses el indicador se elevó 4,5%, superando así ampliamente la meta de 3% establecida por el Banco Central, coronándose entonces como el registro más alto del año 2016.

Según señala el comunicado, nueve de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC, registraron incidencias positivas en la variación mensual del índice, mientras que dos de ellas presentaron incidencias negativas y una registró nula.

Transportes y alimentos, son las dos divisiones que destacan entre las que ejercieron mayor presión sobre los precios, pues la primera aumentó 1,7% en el mes, mientras que la división de alimentos incrementó 1%. Cabe destacar que ésta última es la que ejerce mayor peso sobre la canasta de productos básicos.

De los 24 productos que integran la división de transporte, 15 de ellos exhibieron aumentos en sus precios. De ellos, el incremento de 3,1% de las gasolinas fue lo que más presionó, ya que en lo que va del año acumula un alza de 23,4% que no pasó desapercibida. Le sigue el servicio de transporte en bus interurbano con un alza de 8,4%

En tanto, de los 76 productos que integran la división de alimentos, 52 registraron alzas en sus valores. La carne de vacuno aumentó en un 3% y las bebidas gaseosas un 3,6%.

Asimismo, en el sentido inverso el precio del limón destacó por su disminución mensual de 24,9%.