El Presidente de la República, Sebastián Piñera, anunció esta tarde el nuevo plan que busca enfrentar la sequía que está viviendo el país. La iniciativa busca promover la desalinización, con foco en las regiones más afectadas. Del mismo modo, el Mandatario declaró emergencia agrícola en la Región Metropolitana, la que se suma a las regiones de Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins y Maule.»Ya hemos decretado a través del MOP emergencia agrícola en más de 110 comunas del país y lo vamos a seguir haciendo de acuerdo a la evolución de la sequía y las necesidades de las familias», aseguró.

El plan busca aumentar la disponibilidad de agua y mejorar la eficiencia en su uso para asegurar el abastecimiento para el consumo humano y la producción de alimentos.»Para financiar todas estas medidas que nos permitirán enfrentar esta sequía y escasez hídrica, hemos creado un fondo de emergencia con 100 mil millones de pesos que se van a destinar a complementar los recursos para poder ayudar a los pequeños agricultores», aseveró.

Asimismo, el plan cuenta con cuatro ejes principales: Se busca la desalinización, con foco en las regiones mas afectadas por la sequía; la tecnificación del riego para la producción de alimentos; un nuevo impulso de inversión para el agua potable; y el uso eficiente del recurso en las ciudades.

El primer eje refiere a la desalación. El Jefe de Estado declaró que se dará un fuerte impulso a la desalación del agua, especialmente en las regiones de Coquimbo y de Valparaíso, las más afectadas por la escasez hídrica. Además, se agilizarán proyectos de inversión en plantas desalinizadoras, que hoy se demoran en promedio 3 años sólo en la obtención de la concesión marítima. En tanto, se priorizarán los proyectos de plantas desaladoras que provean de agua para el consumo humano.

Respecto a la tecnificación de riego para la producción de alimentos, el Presidente dijo que se «fortalecerán las acciones de tenificación a través de importantes inversiones en infraestructura que permitan un mejor aprovechamiento de este recurso». Se continuará con el plan de construcción de 26 embalses que ha impulsado el Gobierno, el cual incluye proyectos ya finalizados, como el embalse de Valle Hermoso en Coquimbo, o próximos a entrar en operación, como el de Chironta, en Arica.

Junto a esto, se creará un Fondo Especial de Sequía que permita aumentar los recursos en la ley de riego para superar los $110 millones de dólares de inversión por año en 2021 y 2022.

En tercer lugar, el gobierno fortalecerá la inversión de proyectos de Agua Potable Rural para garantizar el consumo humano. Según el mandatario, «en este gobierno la cobertura del programa de APR del Ministerio de Obras Públicas (MOP) se ha ampliado en un 21%, alcanzando una cifra de 2.239 sistemas».

Por eso, anunciaron que en el año 2021 se invertirán más de US$ 342 millones, casi triplicando el promedio de inversión anual de la última década (2010-2019). Como parte del plan se mantendrá un impulso de inversión en Agua Potable Rural.

Por último, el nuevo plan contra la sequía busca crear conciencia en las sociedades, incluyendo a gobiernos regionales y municipales, empresas, agricultores, compañías sanitarias y familias, sobre el uso eficiente del agua en las distintas ciudades.

Precisaron que para incorporar nuevas fuentes de agua, se avanzará en la reutilización de aguas servidas  tratadas, modificando de esta manera el Decreto Supremo 90 para que las aguas servidas de las ciudades costeras, no se descarguen directamente al mar, sino que sean sometidas a un tratamiento secundario que permita su posterior uso, tanto industrial como agrícola.