El ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, anunció que el Gobierno avanza en un Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) universal con montos sobre la línea de la pobreza, extendiendo el período de vigencia del beneficio, y excluyendo al 10% de las familias con mayores recursos.

El secretario de Estado señaló que crearán un fondo especial para las Pymes para otorgar transferencias directas, y no reembolsables para aquellas más afectadas por la pandemia de Covid-19. «Facilitaremos el crédito para capital de trabajo en condiciones preferente, aumentaremos los beneficios tributarios, postergaremos el pago patente y de contribuciones, y facilitaremos la formación de las Pymes, simplificando los trámites que les afectan», detalló.

Cerda destacó que muchas de estas medidas están contenidas en las propuestas que recibidas por el Gobierno, particularmente de Chile Vamos. Como un tercer eje, el ministro de Hacienda dijo que fortalecerán el sector salud para combatir el coronavirus. «Además, fortaleceremos el programa de vacunación, testeo y trazabilidad, y adicionalmente aceleraremos la reducción de las listas de espera para enfermedades no Covid, que lamentablemente la pandemia ha provocado y aumentado», explicó.

Como último eje, el titular de Hacienda dijo que incrementarán los recursos permanentes del Estado para «financiar con mayor responsabilidad los mayores gastos» que acarrea la pandemia, especialmente a través de la reducción de exenciones tributarias que «no se justifican» y otras medidas de «perfeccionamiento del sistema tributario».

El anuncio ocurre un día después que la oposición consignó su propuesta en el marco de la agenda de los «mínimos comunes», la cual se basa en una Renta Básica Universal para las familias del Registro Social de Hogares, que supere la línea de la pobreza, y que oscila entre $229.061 y $604.495 y una serie de medidas para las Pymes, que incluye US$3.000 millones en subsidios.

Juan José Ossa, ministro de la Segpres, dijo que todavía evalúan las propuestas de la oposición y del oficialimo. «Apreciamos y valoramos todos los aportes y contribuciones hechos por los distintos sectores y nos alegramos de constatar importantes coincidencias».

El jefe de la Segpres resaltó que al Gobierno le parece «importante» fortalecer el respeto a la institucionalidad y el Estado de derecho. «Junto con presentar estos proyectos de ley, confiamos en que el Parlamento las analizará respetando la Constitución y las leyes, y las atribuciones que esta otorga a los distintos poderes del Estado».

Ossa dijo estar preocupado porque, paralelo al marco de entendimiento de mínimos comunes, en el Congreso siga en curso otras iniciativas legales que, además de eventualmente no respetar la Constitución, «no son compatibles con las propuestas que hemos ido recibiendo ni con la agenda que buscamos acordar».