El Gobierno enviará al Congreso un proyecto de ley que endurece las penas respecto a los delitos violentos que involucren un robo en contra de niños, menores de 14 años, mayores de 60 años, o en situación de discapacidad. Así anunció este martes la Presidencia de la República a través de un comunicado que señala que la iniciativa contempla un «aumento en las sanciones respecto de aquellos casos en los que, con ocasión del delito, se produjese la muerte de un niño, o cualquier persona, que, en atención a sus circunstancias de edad o salud, debiese ser objeto de especial protección por parte de la legislación penal».

El proyecto de ley consiste en la introducción de dos modificaciones al Código Penal. La primera establece una circunstancia calificante al delito contemplado en el artículo 433. Esto es, cuando con motivo u ocasión del robo con violencia o intimidación en las personas, se cometiere homicidio, violación, lesiones gravísimas, graves o la víctima fuere retenida para la comisión del delito. «De esa forma, en virtud de esta modificación legal, cuando el resultado recae sobre un infante, adulto mayor o persona en situación de discapacidad, se impondrá la pena en su máxima intensidad. Así, por ejemplo, en el robo con homicidio o violación, la pena será de presidio perpetuo calificado, esto es, la privación de libertad del condenado de por vida, máxima sanción que contiene nuestro Código Penal», explica el documento.

Además, la segunda de las modificaciones propuestas, incorpora un inciso nuevo al artículo 436 del Código Penal, y «tiene por objeto tipificar de manera precisa la conducta de la denominada ‘encerrona’, entendiendo por tal la apropiación de vehículo motorizado, realizada en la vía pública, mediante la obstaculización de ésta por medio de otro u otros vehículos motorizados, la que será sancionada con presidio mayor en su grado mínimo, esto es, pena de cárcel entre 5 a 10 años, salvo en aquellos casos en que medie violencia o intimidación, que puede llegar a 20 años de privación de libertad«.

La propuesta se anuncia después de los asesinatos de los niños Itan y Tamara, de 5 y 6 años, respectivamente, durante encerronas. Sus padres sostuvieron una reunión, en el Palacio de La Moneda, con el Presidente Sebastián Piñera, para pedir justicia por los crímenes hace unos días.