Este martes, un grupo de apoderados, estudiantes de cuarto medio y profesores acudieron al Palacio de Tribunales de Justicia para introducir un recurso de protección contra los dirigentes de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) por amenazar con un boicot a la nueva Prueba de Selección Universitaria (PSU). «Nuestro propósito es evitar a toda costa el boicot, porque no queremos que se atente de manera violenta contra el proceso y el derecho legítimo que tenemos los estudiantes de 4to medio a rendir la prueba de transición», explicó el alumno de cuarto medio Matías Gerdtzen.

El director Educación para Chile, Vicente Martínez, pidió que se tomaran las medidas necesarias para rendir el examen en calma. «¡Defenderemos el derecho de los estudiantes chilenos a rendir su prueba en paz!», indicó la organización en Twitter.

Señaló que apoya a «los miles de jóvenes que quieren dar su prueba de admisión universitaria en paz«, y por este motivo acudieron a los tribunales para exigir protección. La prueba está programada para enero de 2021. Pero se trata de una actividad colmada de amenazas. Hace unos días, un grupo de estudiantes secundarios tomó la oficina regional del Sename en Santiago para pedir la libertad de presos durante las manifestaciones y revueltas registradas a partir de octubre de 2019, advirtiendo sobre un posible boicot al examen de transición.

Los dirigentes de la ACES, además de ser responsables de convocar a boicot de la PSU a principios de este año, también se oponen al retorno a clases presenciales.