Los presidentes de la Democracia Cristiana, el PPD y el Partido Socialista acordaron impulsar, junto a «otras fuerzas políticas progresistas», una «opción» presidencial unitaria y una lista parlamentaria común que «represente un programa de transformaciones profundas». Así lo informaron las colectividades a través de una declaración pública, donde se adelantó que se promoverá la «generación de una alternativa de Gobierno» respecto al oficialismo.

La decisión se conoció esta mañana; aunque se produjo ayer en una reunión entre los directivos de los partidos de centroizquierda: Carmen Frei (DC), Heraldo Muñoz (PPD) y Álvaro Elizalde (PS). «Valorar el respaldo que la ciudadanía otorgó a los candidatos y candidatas de la Unidad Constituyente, en la segunda vuelta de la elección de gobernadoras y gobernadores regionales», dice la carta.

Los partidos políticos reiteraron su «propósito de buscar la unidad«, la cual se habría expresado «tanto en las elecciones del 15 y 16 de mayo, así como la segunda vuelta del 13 de junio». El domingo, Claudio Orrego, abanderado por la DC a la gobernación de la Región Metropolitana, venció a la frenteamplista Karina Oliva en el balotaje. Su triunfo precipitó definiciones sobre presidenciales en la tienda, donde destaca el liderazgo de la actual presidenta del Senado, Yasna Provoste.

En tanto, Paula Narváez, la carta presidencial del PS, ya había conseguido el respaldo del PPD días atrás.