La defensa del ministro del Interior, Víctor Pérez, optó por no invocar la cuestión previa en la acusación constitucional en la Sala, y así se pasa al fondo del texto.

Se trata de una estrategia parecida a la aplicada por los abogados defensores del exministro Jaime Mañalich en su proceso ante la Cámara de Diputados. Fue representado por el abogado Gabriel Zaliasnik, quien ayer también asumió la defensa del jefe del Interior. «Pretende que resuelva todo aquello que no se ha resuelto en años en nuestro país en relación con la reforma y modernización de Carabineros, y de las Fuerzas Armadas. De alguna manera, le cabe a este Congreso reivindicar la función de la política, devolverle el sitial que le corresponde», dijo este martes durante su intervención en la Sala.

Zaliasnik calificó como una «completa paradoja» esta acusación porque Chile está en un «proceso arquitectónico», posterior al plebiscito del 25 de octubre. «Es la buena política la que puede transformar el descontento en acciones (…) Esta acusación demuestra un profundo desprecio, una falta de deferencia hacia la ciudadanía«, agregó.

Respaldo de ministros del Comité Político

El ministro Pérez dijo estar «tranquilo» previo a la acusación constitucional. El secretario de Estado llegó antes de las 10:00 am al Congreso, en Valparaíso. Junto a él están los ministros Jaime Bellolio (Segegob), Ignacio Briones (Hacienda), Cristián Monckeberg (Segpres) y Baldo Prokurica (Minería). También acudió el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, a la votación realizada en la Sala.

Antes, el comité político se reunió en el Palacio de La Moneda para ofrecer un espaldarazo a Pérez. El ministro vocero de Gobierno pidió a la Cámara rechazar la acusación constitucional. «Lo que nos dijeron los chilenos el 25 de octubre con una gigantesca votación es que quieren haya encuentro, paz, seguridad, que seamos capaces de dialogar unos con otros y la señal de hoy es demasiado importante en poder avanzar en seguridad», afirmó.

Para el ministro de la Segpres se trata de un mecanismo empleado para obstaculizar las decisiones del Ejecutivo. «La acusación constitucional es una herramienta legislativa que se ha utilizado muchas veces para dar cuenta de una obstrucción política ante las decisiones del Ejecutivo. La demagogia no le hace bien al país. Todo nuestro apoyo al ministro Pérez», escribió Monckeberg en Twitter.

Prokurica dijo que las personas demandan de los políticos un trabajo para «mejorar la calidad de vida y no caer en acusaciones sin fundamentos», destacando que conoce al ministro Pérez desde hace años y «doy testimonio de su integridad y gran vocación de servicio público».