Desde las 15 horas el Consejo de Monumentos Nacionales debatió sobre la posibilidad de retirar el monumento del General Baquedano debido a los últimos daños que se le provocaron el viernes 5, cuando fue incendiado, y el lunes 8 de marzo, día en que un grupo de personas intentó cortarle las patas al caballo con un galletero eléctrico con el objetivo de que la estructura cediera.

La mayoría de los consejeros decidieron remover la obra lo antes posible para restaurarla. En la reunión evaluaron un informe realizado por la Secretaría Técnica del organismo que observó los daños a la obra y realizó restauraciones durante este lunes y martes.

Desde la Biblioteca Nacional, el Secretario Técnico del Consejo de Monumentos Nacionales, Erwin Brevis, se refirió sobre las acciones tomadas y los pasos a seguir con respecto al monumento del General Manuel Baquedano. Aseguró que el retiro será temporal como «medida preventiva para restaurar la pieza». Esto, fundamentado en el «riesgo estructural que presenta la estructura que pone en riesgo la seguridad de las personas», ya que la obra pesa entre 3 y 5 toneladas.

El secretario informó también que se tomarán «acciones de resguardo de la tumba del soldado desconocido» y se pondrá a disposición el «mayor resguardo policial». A su vez, que se realizarán «obras de protección y refuerzo al pedestal o base de piedra».

No es primera vez que el Consejo tiene que decidir sobre la permanencia de la estatua en el lugar debido a que desde el 18 de octubre la obra ha sufrido numerosos daños. A principios de enero se había decidido mantener la estatua en el lugar, pero adoptando medidas preventivas para resguardar la integridad de la pieza y la seguridad de las personas, decisión que no se repitió esta vez.