El Senado aprobó por 41 votos la reforma constitucional para conceder escaños reservados a los pueblos originarios para la Convención Constituyente. Se trata del último trámite legislativo, el cual permitirá la participación de 17 integrantes de estos grupos en la escritura de una nueva Constitución.

Fue una jornada ajetreada en el Congreso. Primero, la mañana de este martes, la propuesta fue votada en la Cámara de Diputados y después, en la tarde, en el Senado. Así, los 17 escaños quedarán dentro de los 155 ya establecidos para el proceso constituyente.

No obstante, el cupo para el pueblo tribal afrodescendiente fue rechazado en la Cámara de Diputado, porque solo obtuvo 82 votos a favor cuando requería de 93 para su aprobación. La propuesta fue desechada nuevamente en la Cámara Alta por falta de quórum, consiguiendo 18 votos a favor, 9 en contra y 3 abstenciones.

Según lo acordado en la Comisión Mixta, así se repartirán los escaños: 7 para el pueblo Mapuche; 2 escaños para el pueblo Aymara; 1 escaño para el pueblo Rapa Nui; 1 escaño para el pueblo Quechua; 1 escaño para el pueblo Atacameño; 1 escaño para el pueblo Diaguita; 1 escaño para el pueblo Colla; 1 escaño para el pueblo Kawashkar; 1 escaño para el pueblo Yagán; y 1 escaño para el pueblo Chango.

También quedó rectificado que todas las listas que presenten los partidos o pactos deberán contener un porcentaje mínimo del 5% del total de sus candidaturas para personas con discapacidad.

Respecto a cómo procederá la postulación de los miembros de los pueblos originarios, los candidatos deberán acreditar su residencia a través de Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI) y domicilio en función de las etnias que representarán.  Estos deberán contar con el patrocinio de sus comunidades, asociaciones, organizaciones o personas. Este se podrá realizar a través de firmas que podrán recolectarse a través de una dispuesta por el Servicio Electoral (Servel).

La discusión comenzó con la intervención del presidente de la Comisión Mixta, Alfonso de Urresti (PS), quien dio cuenta del proyecto afirmando que «una de las más relevantes que le corresponderá tratar al Congreso en su devenir republicano y su aprobación supondrá empezar a saldar las deudas históricas que el Estado mantiene desde los albores de su vida independiente».

El senador de RN, Francisco Chahuán enfatizó en que «hoy es un día memorable«. Planteó la necesidad de que el Estado reconozca la pluriculturalidad del país.  «Estamos a tiempo de pagar la deuda del estado de Chile con los pueblos originarios», señaló el senador.

El parlamentario del Partido Socialista, Rabindranath Quinteros recalcó: «Este proyecto todavía nos recuerda que nos regimos por la Constitución de los 80, en el sentido de que esta Constitución nunca reconoció a los pueblos originarios».