En una Sesión Especial de la Sala del Senado se aprobó la prórroga de vigencia del estado de excepción constitucional de catástrofe, hasta el 30 de septiembre. La Cámara Alta tomó la decisión con 26 votos a favor y 12 en contra.

La prórroga comenzará a regir a partir del 1 de julio y es la quinta a efectuarse desde marzo de 2020: tres por la vía administrativa y dos por medio de autorización del Congreso Nacional.

En su intervención en la Cámara de Diputados, donde se aprobó más temprano, el Ejecutivo observó la necesidad de continuar con las medidas sanitarias y restrictivas, pero se abrió a efectuar cambios en sus consideraciones.

El Gobierno presentó al Congreso la solicitud de ampliación del Estado de Excepción la tarde del 23 de junio, y en menos de 12 horas el Legislativo despachó la ampliación. En la previa la Cámara de Diputados aprobó la solicitud con 93 votos a favor, 38 en contra y 6 abstenciones.

En su argumentación, el Ejecutivo planteó que, al 22 de junio, había 11,3 millones de personas en fase de Cuarentena, mientras que otros 7 millones están en comunas en Transición, lo que supone que un 95% de la población se encuentra sujeta a algún tipo de cuarentena. Además, un 100% está bajo aislamiento nocturno (toque de queda).

Otro de los fundamentos fue que, pese a encontrarse el país en un estado avanzado del proceso de vacunación (9,7 millones de personas con dos dosis y 11,9 millones con una, llegando a un 80% de la población objetivo), las nuevas cepas del virus y el contexto epidemiológico actual (invierno) hacen necesario prorrogar el estado de excepción para que las medidas sanitarias que se puedan adoptar se ajusten al marco constitucional.

Al termino de la sesión especial, la Presidenta del Senado, Yasna Provoste señaló: «Estamos conscientes de que la etapa que viene es crucial, especialmente, en el cuidado de las personas, las familias y la oportunidad de las ayudas sociales. También debemos reconocer que Chile es diverso y que los protocolos sanitarios son distintos. No queremos que se profundice la crisis sanitaria pero tampoco la crisis sanitaria y económica».