El Informe de Política Monetaria (IPoM) de junio subió la proyección de crecimiento para este año 2021, a un rango entre 8,5 y 9,5% respecto al estimado en marzo, entre 6 y 7%. Según el Banco Central, esta revisión se explica por el mayor impulso que las transferencias fiscales y el tercer retiro de ahorros previsionales «están agregando al gasto», y por el «mejor desempeño efectivo del primer cuatrimestre y la mejor adaptación».

Rodrigo Cerda, ministro de Hacienda, valoró el cambio en la estimación de crecimiento. «Esas son buenas noticias, porque es un aumento bastante mayor a lo que estábamos esperando y también esto se suma a otros organismos internacionales que han ido mejorando las proyecciones de crecimiento para este año», dijo.

El ente emisor indica que el «mayor impulso al consumo privado hará que este crezca de orden de 15% anual este año, siendo el componente del gasto que tendrá el mayor incremento en el 2021». Las nuevas medidas anunciadas también conduce a que el gasto fiscal crecerá en torno a 25% en términos nominales, «muy por sobre lo anticipado en marzo», durante este año. «Respecto del tercer retiro de fondos previsionales, se prevé que, al igual que los retiros previos, su gasto se parcelará en varios trimestres, estando presente su efecto, aunque a una escala menor a los dos primeros, hasta mediados del 2022″, señalan los expertos.

El IPoM afirma que, si bien es cierto que la economía creció más de lo previsto entre enero y abril, la recuperación no llegó a todos con la misma rapidez y todavía existen personas y empresas que no logran superar sus dificultades. Destaca que, aunque la población entró en cuarentena a fines de marzo, el impacto en la actividad económica fue menor respecto al comienzo de la pandemia, porque existe una mejor preparación.

En contraste, el Banco Central bajó la proyección de crecimiento para 2022, de un rango de entre 3% y 4% a de 2% y 3%; y para 2023, de 2,5% y 3,5% a 1,75% a 2,75%. «La corrección a la baja del crecimiento esperado para los próximos dos años responde a la mayor base de comparación, el paulatino descenso del significativo impulso fiscal y un dinamismo acotado de la inversión», agrega.

Esta previsto que la inflación total alcance valores cercanos al 4,5% en los próximos meses,
producto de las «presiones de demanda generadas por los retiros de fondos, el aumento de los costos y la evolución de los precios de la energía». El IPoM proyecta que su convergencia a 3% se generará a partir del 2022.

A partir de las 09:00 horas, las proyecciones económicas fueron presentadas por el presidente del Banco Central, Mario Marcel, ante la Comisión de Hacienda del Senado.

El Consejo del Banco Central ayer, en la Reunión de Política Monetaria, acordó mantener la tasa de interés de política monetaria en 0,50%.