Esta tarde tras la reunión de política monetaria del Consejo del Banco Central se informó la decisión de aumentar en 75 puntos base la tasa de interés, con lo que se sitúa en 1,5%. La resolución sorprendió al mercado que esperaba un aumento entre 20 a 50 puntos, sin embargo, la iniciativa fue tomada por unanimidad entre los miembros del Consejo con el propósito de evitar la acumulación de desequilibrios macroeconómicos.

El contexto económico actual, aseguran, podría provocar entre otras consecuencias, un aumento más persistente de la inflación que la lleve a desviarse de la meta de 3% a dos años plazo. Por ello, el Consejo decidió intensificar el retiro del estímulo monetario, aumentando la tasa de interés. El IPoM que se publicará mañana contiene los detalles del escenario central, las sensibilidades y riesgos en torno a este, y sus implicancias para la evolución futura de la TPM.

El comunicado del Banco Central destaca las condiciones económicas del país que inciden en la decisión, entre los cuales enumeran que «el desempeño de los mercados financieros continúa ampliamente dominado por factores idiosincráticos, entre los que destaca la posibilidad de nuevos retiros masivos de ahorros previsionales».

También indican que las tasas de interés del mercado de renta fija consigna alzas adicionales desde la reunión pasada de la instancia, sobre todo en la parte corta de la curva nominal. Mencionan, además, que las tasas a 10 años también subieron, ampliando la distancia con sus pares externos. «Esto contrasta con la caída significativa de los rendimientos en UF de más corto plazo, ligado al incremento de las expectativas de inflación, especialmente tras la sorpresa en el dato del IPC de julio. El tipo de cambio mantuvo una tendencia al alza, con lo que el peso acumuló una depreciación cercana a 5% respecto del dólar desde la Reunión pasada. El IPSA mostró algún repunte en semanas recientes, pero persiste por debajo de los valores de la primera parte del año», explican.

El comunicado hace el punto de que «el aumento de las tasas de interés de largo plazo ya ha comenzado a traspasarse al mercado hipotecario».