El helicóptero en el que se movilizaba la tarde de este viernes 25 de junio el Presidente de Colombia, Iván Duque, fue atacado a disparos cuando salía del municipio de Sardinata, al Norte de Santander de ese país.

En la aeronave se trasladaban el mandatario, el ministro de Defensa, Diego Molano, el ministro del Interior, Daniel Palacios, y el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano.

De acuerdo a declaraciones ofrecidas por Duque, el ataque se produjo cuando iban a aterrizar en Cúcuta, luego de sostener un encuentro con la comunidad del mencionado municipio.

“Quiero informarle al país que mientras cumplía un compromiso en Sardinata, en el Catatumbo colombiano y aproximándonos a aterrizar en Cúcuta, el helicóptero presidencial fue víctima de una atentado (…). Tanto el dispositivo aéreo como la capacidad de la aeronave evitaron algo letal”, afirmó el mandatario, quien calificó esta acción como “cobarde”.

Iván Duque expresó que, a pesar de este incidente, “una vez más, reiteramos que como gobierno no vamos a desfallecer un solo minuto, un solo día en la lucha contra el narcotráfico, contra el terrorismo y contra lo organismo de criminalidad organizada que operan en el país”.

Tras el atentado las reacciones no se hicieron esperar, entre ellas la de el ex mandatario Álvaro Uribe Vélez, quien afirmó por su cuenta de Twitter: “Por fortuna el Presidente Duque y los integrantes de su comitiva salieron ilesos. Gracias a Dios”.

Según el registro de medios colombianos, el helicóptero recibió seis impactos de bala, pero la tripulación logró controlar la situación y el gobernante resultó ileso, al igual que los miembros del gabinete que lo acompañaban.

Producto al ataque armado, el aeropuerto de Cúcuta ha suspendido operaciones y la zona está rodeada de un fuerte operativo de seguridad.