En el marco de la conmemoración del Día de la Mujer miles se congregaron en Plaza Italia, y a pesar de que las manifestaciones en su mayoría fueron pacíficas, el Monumento al General Baquedano fue objeto de un nuevo ataque en medio de las movilizaciones.

Un grupo de desconocidos vestidos con overoles blancos llegaron al lugar con sierras, martillos, galletero eléctrico, cuerdas y otros elementos, con los que trataron de debilitar la estructura y volcar el monumento. Las patas del caballo Diamante quedaron a centímetros de ceder. Además, durante la noche intentaron prenderle fuego, y así repetir el ataque del pasado viernes.

 

 

En tanto, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, aseguró que “dañar un Monumento Nacional constituye un delito grave a la ley de Monumentos Nacionales y creo que debería haber una condena transversal a la comisión de delitos. Espero que ningún candidato presidencial justifique o valide la comisión de delitos y dañar un monumento nacional es cometer un delito”.

“Representa a uno de nuestros héroes, a uno de los que participó en lo que ha sido la construcción de Chile. Así entiendo yo la declaración del Ejército. Y así entiendo yo la expresión del ministro de Defensa, Baldo Prokurica, cuando concurre al monumento y llama a todos los ciudadanos a que a través del diálogo y de manera pacífica podamos encontrar solución a nuestras diferencias pero nunca ni desconociendo nuestra historia ni violentando nuestros monumentos”, añadió.

El martes en la tarde técnicos del Consejo de Monumentos Nacionales llegaron hasta la estatua del general para evaluar los daños. La entidad estudiará mañana miércoles el informe que emane de las pericias. Incluso se analizará su posible traslasdo, algo que ha estado ya en el debate.

Independiente de este proceso, se espera un complejo escenario nuevamente para este viernes, pues grupos vandálicos tendrían como objetivo destruirlo.